Saltar al contenido principal

Las mujeres trabajadoras del transporte y el COVID-19

Durante la presente crisis del COVID-19, la violencia en el mundo del trabajo y la segregación de género existente en la industria del transporte seguirán perjudicando desproporcionadamente a las mujeres que trabajan en el transporte. El futuro del trabajo se convertirá en una cuestión más apremiante si cabe a medida que salgamos de esta crisis y la industria del transporte se adapte a la nueva realidad, con el riesgo de perjudicar aún más a las mujeres del sector.

Entre los muchos aspectos de esta crisis que afectarán las mujeres de manera específica o desproporcionada cabe destacar:

  • las preocupaciones y riesgos relacionados con la maternidad;
  • la mayor vulnerabilidad a la infección y propagación del virus y a la violencia en el trabajo debido a la sobrerrepresentación de las mujeres en los empleos de cara al público y a la falta de equipos de protección personal/individual suficientes y apropiados;
  • el riesgo de impago de salarios o recortes salariales;
  • la sobrerrepresentación en las tareas de limpieza;
  • la sobrerrepresentación en los empleos informales o precarios;
  • la sobrerrepresentación en los sectores de la aviación civil y de cruceros, inmediata y gravemente afectados;
  • la asunción de una parte desproporcionada de las responsabilidades de cuidado no remuneradas;
  • el aumento del riesgo de violencia de género en el hogar como consecuencia adicional del aislamiento y de los toques de queda, y la falta de apoyo debido a las repercusiones económicas en los servicios e iniciativas de ayuda a las supervivientes; y
  • la escasa representación en los órganos decisorios de la industria, con la consecuente preocupación por los efectos a largo plazo en la participación de las mujeres en el sector.

Además, el acceso suficiente a unos servicios de saneamiento dignos resulta fundamental para prevenir el contagio de la enfermedad y frenar la propagación del virus. Esta problemática concierne a todos los trabajadores, pero afecta especialmente a las mujeres. La Carta por el derecho de los trabajadores y las trabajadoras del transporte al saneamiento de la ITF contiene información y reivindicaciones relevantes para todos los sindicatos en nuestra respuesta al COVID-19.

¿Cómo pueden ayudar los sindicatos del transporte?

Debido al impacto desproporcionado que está teniendo esta crisis para las trabajadoras de nuestra industria, queremos destacar las mejores prácticas que se están implementando para apoyar a las mujeres, así como sacar a la luz las peores prácticas y ayudar a nuestros sindicatos afiliados a combatirlas. Para ello, les agradeceríamos que nos enviaran cualquiera de las siguientes informaciones:

  • legislación positiva, iniciativas gubernamentales, políticas de empleadores o disposiciones negociadas que beneficien particularmente a las trabajadoras del transporte (por ejemplo, mecanismos y equipos de protección contra el virus, responsabilidades de cuidado, violencia en el trabajo, desplazamientos desde/hacia el lugar de trabajo o protecciones sociales incluso para los trabajadores informales);
  • qué empleos ocupados por mujeres en la industria del transporte se están viendo particularmente afectados por el virus;
  • peores prácticas/problemas prioritarios por abordar que afectan a las trabajadoras del transporte;
  • historias de trabajadoras (voces de trabajadoras del transporte);
  • reciclaje profesional de la fuerza laboral (por ejemplo, para trabajar en otras ocupaciones o sectores, o para prepararse para la digitalización);
  • las mujeres presentes en instancias decisorias relevantes, ya sea dentro del transporte o en colaboración con otros sectores; y
  • medidas de respaldo a los sistemas de apoyo para víctimas de la violencia de género en el hogar y las trabajadoras afectadas por este problema.

Les rogamos envíen la información a la dirección women@itf.org.uk.

Muchas gracias por sumarse a nuestros esfuerzos por dar voz a las trabajadoras del transporte en estos tiempos tan difíciles.