Saltar al contenido principal

Una Garantía Laboral Universal para el siglo XXI

Escrito por Ruwan Subasinghe, Responsable Jurídico de la ITF


La Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo ha hecho un llamamiento a la aplicación universal de los derechos fundamentales de los trabajadores y las trabajadoras. Dado que más del 60 % de la población mundial trabaja en la economía informal y un número cada vez mayor de personas trabajan en formas de empleo atípicas, la propuesta de una Garantía Laboral Universal (GLU) es sumamente positiva.

Las investigaciones de la ITF sobre los trabajadores y las trabajadoras informales revelan que la mayoría de ellos/as carece de derechos fundamentales en el trabajo, de condiciones laborales adecuadas y de protección social. Muchos trabajadores y trabajadoras del transporte, incluidos los de la "economía de los trabajos esporádicos", siguen siendo clasificados erróneamente como autónomos independientes, lo cual repercute en sus ingresos y los priva de las protecciones esenciales en el lugar de trabajo y de las prestaciones de la seguridad social.

Una GLU puede ayudar a abordar estas carencias de trabajo decente.

La Comisión Mundial recomienda en su informe el establecimiento de una GLU que incluya:

  • derechos fundamentales de los trabajadores: libertad sindical y reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva y del derecho a no ser sometido a trabajo forzoso, trabajo infantil o discriminación; y
  • un conjunto de condiciones de trabajo básicas: i) «un salario vital adecuado»; ii) limitación de las horas de trabajo; y iii) mayor seguridad e higiene en los lugares de trabajo

El punto A reafirma de manera efectiva los principios y derechos fundamentales en el trabajo, tal como se definen en los ocho convenios fundamentales de la OIT. El punto B eleva a la categoría de derechos laborales aplicables a todos los trabajadores, independientemente de su situación laboral, a otros tres grupos de derechos mencionados en el Preámbulo de la Constitución de la OIT [1] y protegidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Si el concepto de Garantía Laboral Universal llega a aparecer en el documento final del centenario de la OIT, que se espera adopte la forma de una Declaración, tendrá importantes implicaciones normativas y prácticas. Las Declaraciones de la OIT son resoluciones de la Conferencia Internacional del Trabajo diseñadas para emitir declaraciones autorizadas sobre principios y valores importantes.

En este contexto es donde debemos contemplar el llamamiento de la Comisión Mundial a que los lugares de trabajo seguros y saludables sean reconocidos como un "principio y derecho fundamental en el trabajo". Es totalmente posible que, mediante una Declaración, los Estados miembros puedan tener obligaciones en materia de seguridad y salud ocupacional por el mero hecho de ser miembros, de conformidad con la formulación de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundameales en el trabajo (1998).nt

Esto sería extremadamente significativo, ya que sólo 67 Estados miembros han ratificado el Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores (núm. 155) y sólo 46 han ratificado el más reciente Convenio sobre el marco promocional para la seguridad y la salud en el trabajo (núm. 187). Además, estas obligaciones se extenderían a todos los trabajadores y las trabajadoras, incluidos los informales y quienes trabajan para plataformas informales.

En términos de su aplicación a todos los trabajadores y las trabajadoras, una GLU tiene por objeto reforzar la relación de empleo y, al mismo tiempo, ampliar el alcance de la protección laboral más allá de ella. Al considerar que la relación de trabajo sigue siendo la piedra angular de la protección laboral, la Comisión Mundial se remite explícitamente a la Recomendación sobre la relación de trabajo (núm. 198).

Se trata de una intervención crucial en un momento en el que las empresas están recurriendo en la documentación "a ficciones, a un lenguaje retorcido e incluso a una terminología totalmente nueva" para evitar el establecimiento de una relación laboral propiamente dicha. De hecho, la Recomendación 198 estipula que la existencia de una relación laboral deberá guiarse principalmente por los hechos relacionados con el desempeño del trabajo, no por construcciones artificiales.

Aunque las Declaraciones de la OIT no están sujetas a ratificación, se pretende que tengan una amplia aplicación y contengan compromisos simbólicos y políticos por parte de los Estados miembros. De hecho, se ha afirmado ampliamente que los principios y derechos fundamentales consagrados en la Declaración de 1998 han pasado a formar parte del derecho internacional consuetudinario.

Es probable que una Declaración que contenga una Garantía Laboral Universal estimule a los Estados miembros, entre otras cosas, a acelerar el proceso de transición de la economía informal a la formal y a eliminar las barreras legales y prácticas para el ejercicio de los derechos fundamentales en el lugar de trabajo, incluido el derecho a la negociación colectiva de las personas que trabajan en formas de empleo no estándar.

Una Garantía Laboral Universal, junto con otras propuestas interrelacionadas, incluida

la cobertura de la protección social desde el nacimiento hasta la vejez, puede proporcionar la base necesaria para la consecución de la justicia social en el siglo XXI.

Démosle todo nuestro apoyo.

 

[1] Véase también el Artículo 427 del Tratado de Versalles (Principios Generales), que enumera nueve principios fundamentales, entre ellos la libertad de asociación, un salario digno y un descanso adecuado.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.