Saltar al contenido principal

La automatización de la industria naviera: ¿por qué debe importarnos?

El mundo está cambiando rápidamente en el marco de la digitalización. El valor de la automatización sale a relucir cuando se aplican estas tecnologías. El transporte marítimo no es una excepción.

Casi el 90 por ciento del comercio mundial se transporta por mar, lo cual hace imposible excluir al transporte marítimo de la corriente principal de la digitalización. Durante más de 200 años, el sector marítimo ha sido testigo de la introducción de nuevas tecnologías, tales como el cambio de vela a vapor, de vapor a diesel, de carbón a hidrocarburos, de hidrocarburos a combustible con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, radar y un sistema de información y visualización de cartas electrónicas (ECDIS). Hoy en día es imposible imaginar el puente de un buque con un timón tradicional de madera, a menos que se trate de una película. 

En el proceso de una transacción comercial internacional hay una serie de certificados y datos que deben intercambiarse. Por ejemplo, es preciso que un buque esté debidamente certificado, así como también las cargas y la gente de mar a bordo. Además de dichos datos, las compañías gestoras, los armadores, las agencias de contratación, los sindicatos y las administraciones de los Estados de abanderamiento también están obligados a proporcionar la información necesaria a las partes pertinentes. A ese respecto, se cree que los sistemas de intercambio de datos digitalizados y automatizados reducen las cargas administrativas.

Por otro lado, todas las tareas, los deberes de guardia, y los desafíos físicos y mentales para la gente de mar a bordo debido a la naturaleza del entorno de un buque se identifican como una causa de la fatiga de la gente de mar. Como consecuencia de ello, la mejora del entorno de vida y trabajo podría ser una solución convincente para reforzar la seguridad y la protección. En este sentido, los fabricantes han estado intentando desarrollar la automatización en los buques a fin de reducir el volumen de trabajo físico y mental de la gente de mar, y de mejorar el desempeño laboral. 

A este respecto, los buques están tan automatizados como otros sectores del transporte. Pero los fabricantes del sector marítimo anhelan contar con una mayor automatización y digitalización de los buques, y se proyecta la creación de nuevas tecnologías. No obstante, debido a su gran contribución al comercio internacional y a su relevancia para la economía mundial, las legislaturas, los armadores, las compañías gestoras, los sindicatos y la gente de mar no tienen más remedio que tener cuidado de no implementar avances tecnológicos de forma demasiado precipitada. 

En los últimos años, la industria ha comenzado a deliberar sobre los buques sin dotación. Es decir, los buques que funcionan sin intervención humana a bordo. La aspiración es disminuir la contaminación a través del uso de combustible limpio, la protección de la vida en el mar contra cualquier incidente, la protección de los buques y la carga respaldados por sistema de intercambio de datos altamente cifrados y reducir al mínimo el tiempo de permanencia en el puerto de los buques y de la manipulación de la carga en los puertos para satisfacción de los clientes. La filosofía detrás de esto se alinea con la digitalización y la automatización de los buques.

Algunas compañías de tecnología internacionales también han anunciado planes para construir un buque enteramente autónomo que opere en travesías internacionales sin intervención humana. Por otro lado, si bien los buques sin dotación no son el objetivo último, la mayor compañía naviera danesa del mundo, Maersk, ha constituido recientemente un equipo de trabajo conjunto con IBM para crear e integrar sistemas de inteligencia artificial en la operación de buques. El gobierno del Reino Unido ha presionado para que se introduzcan cambios legislativos de acuerdo con esta hipótesis. China anunció la construcción de la mayor zona de pruebas del mundo para buques sin dotación frente a la ciudad puerto meridional de Zhuhai a comienzos de 2018. También comenzaron a investigar y crear tecnologías aplicables a los buques sin dotación. Los EEUU han implementado sistemas enteramente autónomos en los buques de la marina, y en vista de ello, están realizando un examen exhaustivo de su viabilidad en el transporte marítimo comercial. Japón y la República de Corea han establecido grupos de trabajo para el desarrollo de buques sin dotación centrándose en la aplicabilidad tecnológica, así como en las consecuencias de la ausencia de participación humana. Aparte de estos casos, hay muchos otros países y entidades que han realizado actividades similares. Tanto si se trata de buques sin dotación o de automatización parcial, la ola de automatización y digitalización has comenzado. 
 
La automatización y la digitalización han sido un proceso evolutivo en el sector naviero, y el sector ha reconocido el peligro de las posibles repercusiones mediante la realización de un estudio exploratorio sobre la reglamentación internacional antes de que se produzcan consecuencias irreversibles. La Organización Marítima Internacional (OMI) adoptó el "Estudio exploratorio sobre la reglamentación para el uso de buques marítimos autónomos de superficie (MASS)" en 2017 en el 98º periodo de sesiones del Comité de Seguridad Marítima y estableció un grupo de trabajo. Hasta el momento, la Organización ha acordado una definición de los grados de autonomía del buque: 1) Buque con procesos automatizados y apoyo en la toma de decisiones, 2) Buque controlado a distancia con gente de mar a bordo, 3) Buque controlado a distancia sin gente de mar a bordo y 4) Buque totalmente autónomo.

Al igual que en otros sectores, la introducción de nuevas tecnologías requiere que los gobiernos y las autoridades enmienden las reglas existentes o creen nuevas reglas. Teniendo en cuenta que el transporte marítimo es una práctica internacional, dicha modificación debería contemplar una compleja matriz política, social y económica. Además, la ciberseguridad es una amenaza creciente para el mundo, independientemente de las fronteras o el comercio. Albergar el espacio avanzado ICT exigirá un nivel de seguridad sumamente elevado. Asimismo, invertir en nuevas tecnologías e implementarlas cuesta mucho dinero, lo cual limitará la capacidad de desplegar la tecnología.

Se espera que la gente de mar se adapte a esos cambios. La gente de mar aprecia la digitalización cuando garantiza su seguridad y protección. Sin embargo, históricamente, los avances tecnológicos han exigido que la gente de mar esté debidamente formada. La  gente de mar tuvo que hacer frente a muchos obstáculos, incluso aquellos que podían ser fatales para ellos o exponerlos a amenazas de contaminación. Y lo que es peor, se culpó y a veces se criminalizó a la gente de mar. Hoy en día, la gente de mar está preocupada por las incertidumbres que podrían enfrentar. ¿Merecen tener esta preocupación cuando son los protagonistas del 90 por ciento del comercio mundial? La gente de mar merece saber lo que está sucediendo. Y nosotros, la ITF, debemos informar y apoyar a la gente de mar y a nuestros afiliados en los cambios para el futuro.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.