Saltar al contenido principal

Un informe de la ITF insta a incluir a los trabajadores informales en el BRT de Dakar para no poner en riesgo 10 000 empleos

10 Feb 2021

Un informe encargado por la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte advierte sobre el riesgo que correrían hasta 10 000 puestos de trabajo del sector informal de Dakar a menos que se intensifiquen los esfuerzos por incluir a la fuerza laboral informal en el proyecto del sistema de bus de tránsito rápido (BRT, por sus siglas en inglés) de la ciudad.

El informe sobre el estudio de evaluación del impacto laboral del sistema de bus de tránsito rápido de Dakar de 2020 (Dakar Bus Rapid Transit Labour Impact Assessment Research Report 2020) pone de relieve la realidad de los trabajadores y las trabajadoras informales del transporte público de Dakar y los principales problemas que padecen —entre ellos, inestabilidad laboral, salarios bajos, largas jornadas de trabajo, acoso y falta de capacitación o de mecanismos para incorporarse al trabajo formal. La publicación del informe coincide con la celebración de la conferencia Transforming Transport 2021, coorganizada por el Banco Mundial. Junto con el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Verde para el Clima, el Banco Mundial es el principal financiador del proyecto BRT de Dakar.

Las conclusiones del informe, basado en investigaciones realizadas antes de que se declarara la pandemia mundial de COVID-19, adquieren aún más relevancia ahora que los Gobiernos implementan planes de recuperación económica. “El COVID-19 ha expuesto las vulnerabilidades de los trabajadores y trabajadoras del sector del transporte, en particular el personal informal”, señala Papa Sakho, de la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar, uno de los autores del informe.

“Al carecer de redes de protección financiera, los trabajadores y las trabajadoras informales del transporte han quedado devastados por la pandemia. La mejora de los mecanismos de inclusión, consulta y empleo beneficiaría a miles de hombres y mujeres en estos momentos de adversidad económica sin precedentes. El BRT podría suponer una oportunidad para formalizar áreas de la economía del transporte informal y evitar que algunos de los trabajadores más vulnerables de Dakar queden marginados”.

El informe revela niveles extremos de inestabilidad laboral entre los trabajadores informales del transporte de Dakar, de los cuales solo el 6 % declaró tener un contrato con su empleador. En el caso de las mujeres, la probabilidad de tener un contrato es menor: solo el 2,5 %, en comparación con el 7,5 % de los hombres. Dos tercios del total de los encuestados (el 68,7 %) indicaron no tener empleos regulares, y el 57 % de los entrevistados afirmó percibir sus ingresos directamente de las tarifas abonadas por los clientes.

El informe detalla los pasos que deberían seguirse en la práctica para asegurar una transición justa del empleo informal al formal en el transporte. Esto implica comprender en mayor profundidad la naturaleza de la fuerza de trabajo informal y evaluar las repercusiones que podría tener el BRT para los medios de subsistencia y las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras informales.

El proceso de consulta y planificación del BRT debe también analizar los impactos del proyecto desde el punto de vista del género. Hay más mujeres que hombres en las ocupaciones más precarias del transporte de Senegal, con lo cual se verán afectadas de manera desproporcionada por la formalización y la introducción del BRT. Por ejemplo, las pocas mujeres que trabajan a bordo de los autobuses cumplen la función de cobradoras, por lo que corren un alto riesgo de perder su empleo a consecuencia de la automatización. Asimismo, hay más mujeres que hombres trabajando como vendedoras en las estaciones o las paradas de autobuses.

A pesar de las recomendaciones formuladas por el ITDP en su informe de 2004 Pre‑Feasibility Study for Bus Rapid Transit in Dakar (Estudio de prefactibilidad del sistema de bus de tránsito rápido de Dakar), así como las obligaciones del Banco Mundial de analizar los impactos socioambientales del BRT, en el momento de realizarse el estudio no se tuvo en cuenta de manera suficiente el efecto sobre las fuentes de ingresos en los servicios de transporte informales que se ven amenazados por la introducción del BRT. Los sindicatos y las asociaciones que representan a los trabajadores y las trabajadoras informales del transporte tampoco fueron consultados.

Se observó un nivel muy bajo de conocimiento del BRT entre los trabajadores y las trabajadoras informales entrevistados para el informe: el 76,5 % manifestó no estar al tanto del plan. Si bien es probable que la situación haya cambiado ahora que comienzan las obras de construcción del BRT, esta cifra pone de relieve cuán poco se ha hecho para involucrarlos en la fase inicial del proyecto. “Fue entonces, cuando volví del pueblo [...] que me enteré de que nos habían desalojado. Yo ni siquiera estaba registrado, y supe que empezaban las obras del BRT por los medios”, comenta un vendedor de una base de autobuses. Más del 56 % de los encuestados afirmó que corría el riesgo de perder su empleo con la introducción del BRT.

En el informe se presentan varias recomendaciones para garantizar una transición justa e inclusiva hacia el BRT, comenzando por la de involucrar a la fuerza laboral informal y a los sindicatos en el proceso de consulta. Si bien se ha incluido a los representantes de los propietarios de vehículos en las consultas sobre el BRT, ellos no hablan en nombre de todos los trabajadores y trabajadoras y, de hecho, tienen intereses muy diferentes en algunos ámbitos.

El informe también recomienda que se tengan en cuenta las propuestas de los propios trabajadores para formalizar su sector, que incluyen ofrecer más oportunidades de formación profesional, en particular a las mujeres, priorizar a los trabajadores y trabajadoras informales a la hora de contratar personal para el BRT y mejorar los espacios de trabajo —por ejemplo, con la instalación de baños y zonas de cobijo y el suministro de agua potable.

Bajo el liderazgo de Gora Khouma, secretario general del sindicato Union des Routiers du Sénégal (URS), la ITF, sus afiliadas locales y las asociaciones de conductores ya se han puesto en contacto con el Consejo Ejecutivo de Transporte Urbano de Dakar (CETUD) para abordar el tema del BRT y el fomento del trabajo decente en el transporte urbano.

“Instamos al CETUD, a las autoridades senegalesas, al Banco Mundial y a otros donantes e inversores internacionales a que den prioridad en el proyecto del BRT al bienestar de los miles de trabajadores y trabajadoras informales”, declara Bayla Sow, representante de la ITF para el África francófona. “La mejora de sus condiciones de trabajo y medios de subsistencia beneficiará a su vez a los pasajeros y la economía de Dakar en su conjunto”.

FIN

Notas para los redactores: