Saltar al contenido principal

Sindicatos y empleadores colaboran en un proyecto dirigido a garantizar que la gente de mar filipina esté “libre de COVID-19”

09 Nov 2020
Nota de prensa

Respondiendo a las preocupaciones de los Gobiernos en cuanto a la necesidad de reducir al mínimo la propagación de la pandemia, la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y el Consejo Internacional de Empleadores Marítimos (IMEC) han lanzado en Manila un programa mejorado de cuarentena y pruebas con el objetivo de trasladar a un mayor número de gente de mar filipina desde y hasta los buques en medio de la crisis mundial del cambio de tripulaciones.

El programa, iniciado el 28 de octubre, consta de los siguientes elementos:

  • 300 habitaciones de aislamiento seguro contratadas en dos hoteles de cadenas de prestigio en Manila;
  • protección y seguimiento las 24 horas del día para garantizar el cumplimiento de las cuarentenas de 14 días;
  • pruebas PCR de referencia para la gente de mar a su llegada y antes del embarque;
  • certificación segura de los resultados de las pruebas mediante tecnología blockchain a prueba de manipulación;
  • traslados seguros a aeropuertos en grupos de no más de cinco personas (incluido el conductor);
  • posibilidad de cooperación con Gobiernos y autoridades de inmigración y portuarias para el reconocimiento de los certificados de resultados de las pruebas, la reducción de los tiempos de cuarentena innecesarios y la mejora del volumen de cambios de tripulación.

Las instalaciones y el proceso serán verificados por auditores externos independientes antes de ser incluidos en la denominada “LISTA BLANCA” y sometidos a auditorías periódicas para garantizar que se cumple en todo momento con los requisitos. 

El secretario general de la ITF, Stephen Cotton, afirma que el programa es una muestra de la colaboración entre sindicatos y empleadores para ofrecer soluciones en un mundo afectado por el COVID-19.

“La realidad es que el virus convive con nosotros por el momento. Mientras no exista una vacuna, deberemos trabajar todos juntos para garantizar el traslado seguro de la gente de mar desde y hasta los buques a una escala mucho mayor que la que estamos viendo actualmente.

Por motivos de seguridad y medioambientales, no se puede dejar un buque varado en un puerto sin tripulación. Debe haber una tripulación de relevo preparada antes de que la tripulación existente abandone el buque.

“En nuestra opinión, este sistema es la forma más segura de trasladar rápidamente a las tripulaciones de relevo a los buques para que la gente de mar que lleva embarcada demasiado tiempo pueda ejercer su derecho a regresar a casa. Es mucho más seguro y eficaz si un país tiene pruebas de que un marino ha estado en aislamiento controlado y supervisado y ha dado negativo dos veces en la prueba para dejarlo entrar, en lugar de obligarlo a hacer cuarentena cuando llegue.

“Después de meses de casi total inacción por parte de muchos Gobiernos para resolver la crisis del cambio de tripulaciones, que principalmente es responsabilidad suya, ahora corresponde a los trabajadores, sus sindicatos y empleadores encontrar soluciones prácticas como esta para ayudar a sacar a la gente de mar de estas prisiones flotantes y reemplazarla por personas deseosas de volver a trabajar y ganarse la vida”, señala Cotton.

El programa está apoyado por los sindicatos marítimos filipinos AMOSUP y PSU, ambos afiliados a la ITF. Se ha hecho posible gracias a una subvención de capital inicial del Fondo Internacional de Formación Marítima del AMOSUP. El fondo solo puede apoyar el bienestar de la gente de mar filipina.

El presidente del IMEC, el capitán Belal Ahmed, afirma que el programa se creó inicialmente después que los empleadores y los sindicatos comprendieran que se necesitaban más soluciones prácticas que abordaran las preocupaciones planteadas por varios centros de cambios de tripulación en relación con la autenticidad de las pruebas negativas de COVID-19 obtenidas en Filipinas y la eficacia de los procesos de cuarentena previos al embarque utilizados por la gente de mar que desea incorporarse a buques.

“Pensamos que tenía que haber una solución tecnológica y de proceso para poder decir a los países: «Este marino ha cumplido su cuarentena en un entorno controlado y supervisado; aquí está su prueba negativa. Ahora, por favor, dejen que continúe haciendo su trabajo». Este nuevo programa nos permitirá decirlo con confianza”.

Hemos recibido el aporte de desarrolladores de software que han proporcionado tecnología blockchain para garantizar que los certificados de resultados de las pruebas PCR de COVID-19 no puedan manipularse”, señala Ahmed. “El hotel de cuarentena sigue directrices estrictas de conformidad con las reglas de aislamiento SHN (Stay-Home Notice) de Singapur. Esto es fundamental para garantizar que la tripulación permanezca libre de COVID-19 durante al menos 14 días antes de incorporarse al buque”.

Por ahora, el programa y las plazas en sus instalaciones solo están abiertas a miembros del IMEC.

“Durante las próximas semanas veremos cómo evoluciona este proceso. Cuando tengamos los resultados que queremos obtener, trataremos de ampliarlo para facilitar más cambios de tripulación.

“Espero que esto sirva de modelo de cómo se pueden hacer las cosas. Este tipo de innovación es muy importante para poner fin a esta crisis humanitaria”, indica Ahmed. 

El proyecto coopera también con un programa similar organizado por la Asociación de Armadores Noruegos que se lanzó a principios de mes y que utiliza el mismo hotel.

Notas:

  • Las habitaciones están disponibles desde el 28 de octubre, y se aceptan reservas en la actualidad.
  • Todas las solicitudes de reserva deben dirigirse al coordinador de reservas para este proyecto: itfimeccrewchange@amosup.org.
  • Este organigrama ofrece más datos sobre el funcionamiento del proceso.