Saltar al contenido principal

Día Internacional en Memoria de los Trabajadores Fallecidos y Heridos: cómo hacer que la tecnología juegue a nuestro favor y no en nuestra contra

02 May 2019

Por Víctor Figueroa, investigador estratégico de la ITF

La Salud y la Seguridad en el Trabajo (SST) son cuestiones esenciales para los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo. Durante décadas, los trabajadores y trabajadoras de diferentes países lograron que se reconociera su derecho a trabajar en ambientes más seguros. En algunos países, las normas de SST son un instrumento clave en la defensa de los derechos laborales.

El 28 de abril es una fecha en la que los trabajadores y trabajadoras recuerdan las luchas del pasado, pero también proyectan esas luchas hacia el futuro. Por ejemplo, las nuevas tecnologías y las prácticas laborales que se basan en ellas están planteando nuevos desafíos a la salud y la seguridad de los trabajadores y trabajadoras, y a la vez las nuevas tecnologías ofrecen nuevas oportunidades para proteger los derechos actuales.

La política de premios y castigos de alta tecnología de Amazon

Esta semana estuve en España conversando acerca de cómo la nueva tecnología afecta a los trabajadores y trabajadoras de los establecimientos de Amazon en ese país y me horroricé ante el nivel de control y la total falta de consideración por el bienestar de los trabajadores y trabajadoras que se evidencia en la forma en la que se utiliza la tecnología en los depósitos. Como empresa en crecimiento y líder en el campo tecnológico, Amazon ejemplifica, de manera preocupante, los desafíos que afrontarán cada vez más trabajadores y trabajadores en el futuro a medida que se generaliza el uso de las tecnologías de monitoreo y análisis comparativo o benchmarking.

Los trabajadores y trabajadoras me explicaron cómo se está combinando la tecnología con la cultura de la empresa y la intimidación a fin de crear un ambiente de mucha presión plagado de lesiones y estrés. Sistemas como “Power hours” y “Ready, Steady, Go!’ combinados con mensajes positivos de incentivo (“¡Los niños no recibirán sus regalos si no cumplimos este objetivo!”) ofrecen el premio, mientras que la tecnología aporta el castigo al crear un ambiente en el que las personas trabajan al límite de su resistencia durante horas y días interminables. Las consecuencias físicas y mentales son graves.

Los trabajadores y trabajadoras de Amazon comentaron que operan bajo la supervisión de algoritmos que fijan el ritmo de trabajo, sin que nadie sepa cuáles son los criterios utilizados o quién decide si son factibles o razonables. La velocidad de trabajo real y la velocidad de trabajo objetivo solían visualizarse en pantallas ubicadas por encima de algunas estaciones de trabajo, pero los gerentes se dieron cuenta de que los trabajadores y trabajadoras comenzaban a trabajar más despacio si superaban la velocidad objetivo, por lo que retiraron este indicador. Las personas trabajan más arduamente si no saben si están cumpliendo los objetivos. Suelen superar los objetivos si los gerentes y supervisores los apuran con el odiado “Te estás quedando atrás”.

Exceso de supervisión, exceso de trabajo

Por si esto fuera poco, las credenciales de identificación poseen chips que informan al sistema la ubicación de los trabajadores y trabajadoras y los rastrean por todo el establecimiento. El sistema sigue cada movimiento que realizan, y los “responsables” de equipo o los gerentes reaccionan ante la más mínima infracción. Los trabajadores y trabajadoras pueden perder la paga de dos o tres días por dejar una puerta entreabierta, por ejemplo. También han informado que hay cámaras de vigilancia en los vestuarios, pero nadie sabe quién tiene acceso a las grabaciones o para qué se usan. He aquí otro ejemplo de la falta de transparencia en el uso de la tecnología.

Pero la tecnología no solo rastrea a los trabajadores y trabajadoras de Amazon por todo el establecimiento, sino que también condiciona su velocidad de trabajo. En las estaciones de trabajo hay pantallas que muestran dónde deberían colocar los artículos, y hay escáneres que escanean los artículos cuando son movidos de lugar. Los algoritmos deciden qué va dónde y cuándo y cuánto tiempo debería llevar esa tarea. Los mismos movimientos se realizan una y otra vez. Un trabajador dijo: “Te transforma en un robot y quedas atontado”. En algunas estaciones de trabajo, los trabajadores y trabajadoras permanecen literalmente ocho horas seguidas en una jaula sin ningún tipo de contacto social, con el fin de que se mantengan alejados de los robots que les alcanzan los estantes. “Uno podría desvanecerse allí y nadie se enteraría”, dijeron. Un trabajador pasó dos meses en las jaulas. “Al final de cada turno, me quería morir”, comentó.

Los trabajadores y trabajadoras realizan cientos, a veces miles, de repeticiones del mismo movimiento en cada turno, lo que causa altos índices de lesiones a lo largo del tiempo. Las más comunes afectan a las muñecas, las manos y las rodillas, si bien en algunas estaciones de trabajo son más frecuentes las lesiones de espalda. La empresa se niega a aceptar que estas lesiones se producen en el trabajo, y los gerentes son quienes acompañan a los trabajadores y trabajadoras que informan de sus lesiones para así mantener al margen a los representantes sindicales. A algunos los gerentes les preguntan: “¿No quieres trabajar?”. Los trabajadores y trabajadoras dicen que terminan completamente agotados al final del turno, y ríen con amargura cuando se les pregunta si van y vienen del trabajo en bicicleta: “Te lo aseguro, nadie quiere subirse a una bicicleta después de haber hecho ese trabajo durante ocho horas”.

Salud, seguridad y humanidad en el trabajo con alta tecnología

En este entorno, la tecnología se utiliza para llevar a las personas al límite de su resistencia física y emocional. A medida que esa tecnología se vuelve más común, resulta vital que los trabajadores y trabajadoras en todas partes sean defendidos por medidas de SST que impidan que la tecnología establezca ritmos de trabajo arbitrarios e inhumanos. Los trabajadores y trabajadoras deben saber cuáles son esos ritmos objetivo y deberían poder modificarlos. Los trabajadores y trabajadoras necesitan periodos de descanso adecuados, sobre todo si están trabajando con pantallas y aislados de los demás. Y los trabajadores y trabajadoras deberían tener acceso a los datos generados por los equipos de monitoreo y vigilancia para estar al tanto de lo que está haciendo la tecnología y con qué fin.

Así como la tecnología se utiliza para monitorear a los trabajadores y trabajadoras y obligarlos a trabajar con más intensidad, podría utilizarse para monitorear las condiciones de trabajo y proteger a los trabajadores y trabajadoras de los abusos. Todo depende de quién controla la tecnología y para qué se utiliza.

Los trabajadores y trabajadoras no queremos supervisores digitales; queremos tecnología que amplíe nuestras capacidades, que nos permita trabajar no solamente más, sino mejor. Amazon, ¿nos estás escuchando?

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.