Saltar al contenido principal

Cláusula portuaria: un trato es un trato, ¡y lo defenderemos!

10 Jan 2020

Un grupo de sindicatos de portuarios, representantes sindicales y asesores jurídicos de diez países se reunió ayer en Róterdam, donde se comprometió a adoptar medidas para garantizar que la nueva “cláusula portuaria” se implemente de manera correcta y para formar un equipo internacional de asesores jurídicos, a fin de prepararse para adoptar medidas contra las compañías que no cumplan lo establecido en la cláusula.

El nuevo acuerdo fue firmado en febrero de 2018 por representantes de trabajadores y empleadores de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y el Consejo Internacional de Empleadores Marítimos (IMEC), respectivamente. La cláusula enmendada (Artículo 4, El trabajo que no corresponde a los marinos, comúnmente denominado la “cláusula portuaria”), que se aplica a todos los acuerdos aprobados por la ITF, entró en vigor a escala mundial el mismo mes, con tan solo dos excepciones: Europa y Canadá.

Se concedieron casi dos años adicionales a Europa y Canadá para prepararse para las nuevas reglas —hasta el 1 de enero de 2020— antes de que el acuerdo entrara en vigor a petición explícita de los empleadores.

A pesar de esta generosa concesión, algunas compañías se han negado a respetar la cláusula portuaria. En lugar de contratar compañías de trinca, esperaron a que la cláusula entrara en vigor y ahora aducen que el cumplimiento es imposible.

En el día de hoy, los representantes de los trabajadores en Europa (ETF) y a escala mundial (ITF) condenaron esta conducta como inaceptable.

“La cláusula portuaria se acordó en aras de la salud y la seguridad de los marinos y portuarios. Retrasar su implantación pone en peligro las condiciones laborales seguras y constituye un incumplimiento del acuerdo”, señaló Terje Samuelsen, presidente de la Sección Portuaria de la ETF, al comentar las medidas adoptadas por los empleadores.

“La cláusula portuaria, que entró en vigor el 1 de enero, es importante por dos motivos: para que los portuarios realicen su trabajo de manera segura y para garantizar que los marinos ya no estén obligados a hacer un trabajo que, según su convenio colectivo, no les correspondería hacer. Me sorprende que los propietarios de buques —que sabían desde hacía más de dos años que esto iba a suceder— sigan sin respetarlo”, añadió Samuelsen.

Niek Stam, vicepresidente segundo de la Sección Portuaria de la ITF, señaló que es importante, tanto para los marinos como para los portuarios, que la cláusula se respete.

“La cláusula portuaria garantiza unas condiciones laborales seguras para los marinos y los portuarios. En la cláusula se acordó que la tarea de la trinca debería ser realizada por portuarios capacitados. Los sindicatos están apoyando la nueva cláusula portuaria y están prontos y dispuestos a defenderla. Un trato es un trato, y una firma es jurídicamente vinculante”, afirmó.

“El acuerdo fue negociado y firmado por ambas partes, y ahora corresponde que todos lo cumplan. Los sindicatos de Europa y Canadá representados por la ITF cumplirán su promesa; las compañías también deben cumplir su parte del trato”, concluyó Stam.

Se ha creado un equipo internacional de asesores jurídicos para garantizar que las compañías cumplan el acuerdo. No se aceptarán tácticas dilatorias en la implantación del acuerdo y se están preparando las medidas jurídicas necesarias para garantizar que se respete el trato. 

Si desea obtener más información, puede ponerse en contacto con media@itf.org.uk. 

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.