Saltar al contenido principal

Las federaciones sindicales aumentan la presión sobre Gobiernos y corporaciones para aislar a la junta militar de Myanmar

10 Feb 2021
Declaración conjunta de los sindicatos de Global Unions

Diez federaciones sindicales que representan a más de 200 millones de trabajadores a nivel mundial piden a los sindicatos de todo el mundo que aumenten la presión sobre los Gobiernos y las corporaciones para afectar los intereses comerciales de la junta militar de Myanmar.

Instamos a los sindicatos y a los trabajadores de todo el mundo a que se organicen, se unan y respalden al pueblo de Myanmar y aíslen al general Min Aung Hlaing, el comandante en jefe, y los otros líderes militares responsables del golpe.

Hoy en día, teniendo en cuenta el compromiso de las federaciones sindicales de enfrentar a las fuerzas mundiales que actúan en contra de los intereses de los trabajadores, los dirigentes del movimiento sindical mundial piden:

  • al Consejo de Seguridad de la ONU que imponga sanciones contra los líderes militares responsables del golpe, sanciones que también deben dirigirse al capital económico que proporciona ingresos a las fuerzas armadas;
  • al Consejo de Seguridad de la ONU que imponga un embargo mundial de armas a Myanmar;
  • a la Unión Europea que retire a Myanmar del régimen comercial preferencial “Todo menos armas” (EBA, por sus siglas en inglés);
  • a las empresas internacionales que operan en Myanmar que cesen todo vínculo financiero o relación comercial directa o indirecta con empresas de propiedad militar (en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se puede obtener más información acerca del interés económico de las fuerzas armadas de Myanmar) y que utilicen su influencia para conseguir la liberación de los detenidos, la restauración de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos y laborales de todos los trabajadores de este país. Esto debe implicar que las empresas internacionales brinden apoyo a los trabajadores cuando sus actividades se vean limitadas, lo que incluye proteger a los que se manifiestan en contra del golpe.

Exhortamos a nuestros sindicatos afiliados a nivel mundial a que apoyen las medidas descritas anteriormente y que:

  • ejerzan presión sobre sus Gobiernos nacionales para exigir que las fuerzas armadas de Myanmar pongan fin al estado de emergencia, liberen inmediatamente a todas las figuras políticas y activistas, defiendan el derecho del pueblo de Myanmar a elegir a sus líderes y retiren las limitaciones a la libertad de expresión, reunión y asociación.
  • insten a todas las empresas con las que mantienen vínculos y que operen o inviertan en Myanmar a cesar sus vínculos comerciales con las fuerzas armadas de Myanmar y utilizar su influencia para conseguir la liberación de los detenidos, la restauración de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos y laborales de todos los trabajadores de este país. Esto debe implicar que las empresas internacionales brinden apoyo a los trabajadores cuando sus actividades se vean limitadas, lo que incluye proteger a los que se manifiestan en contra del golpe.

Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Sindical Internacional, expresó que los sindicatos están consternados ante la toma del poder por parte de las fuerzas armadas en Myanmar y harán todo lo que esté a su alcance para detener el golpe.

“Este es un momento extremadamente oscuro para el pueblo de Myanmar, ya que los militares están intentando reescribir las reglas del país. Nos solidarizamos con el pueblo de Myanmar y rendimos homenaje a los valientes trabajadores que se están movilizando para defender su frágil democracia y rechazar la toma del poder militar. El movimiento sindical mundial luchará para garantizar la liberación de todos los detenidos y poner fin a la violencia y el acoso de las personas. Los responsables del golpe deben ser aislados”, expresó Burrow.

Stephen Cotton, secretario general de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, afirmó que ahora es el momento de que el movimiento sindical mundial se ponga de pie junto con los trabajadores en Myanmar que continúan protestando en todo el país para defenderse del golpe y de los intentos de reprimir toda disidencia mediante apagones de Internet.

“A raíz del golpe militar, debemos unirnos y aumentar la presión sobre el Consejo de Seguridad de la ONU, los Gobiernos y las empresas de todo el mundo para sancionar, atacar y aislar al régimen militar hasta que garanticemos la liberación incondicional de todos los detenidos, el levantamiento del estado de emergencia y el regreso al gobierno civil”, declaró Cotton.

Las federaciones sindicales que firman esta declaración conjunta son:
• La Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera
• La Internacional de la Educación
• La Federación Internacional de Periodistas
IndustriALL Global Union
• La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte
• La Confederación Sindical Internacional
• La Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines
• La Internacional de Servicios Públicos
• El Comité Asesor Sindical de la OCDE
UNI Global Union