Saltar al contenido principal

La presentación de un nuevo recurso reaviva el compromiso de solidaridad mundial con los 13 dirigentes del SRUT

28 Apr 2021

Los sindicatos de transporte de todo el mundo renuevan hoy su compromiso con los dirigentes del Sindicato de Trabajadores de Ferrocarriles Estatales de Tailandia (SRUT) tras la presentación de un nuevo recurso ante el Tribunal Penal Central para Casos de Corrupción y Mala Conducta de Tailandia dirigido a anular las sentencias de prisión y las sanciones punitivas impuestas por las autoridades tailandesas.

El Comité Ejecutivo de la ITF aprobó hoy una resolución en solidaridad con la batalla que libran los 13 dirigentes del SRUT para que se haga justicia. Ferrocarriles Estatales de Tailandia (SRT) persiguió a estos dirigentes sin piedad en los tribunales tailandeses por llevar a cabo una campaña nacional reivindicando la seguridad ferroviaria tras el descarrilamiento fatal de un tren ocurrido en octubre de 2009 en la estación de Khao Tao. 

El presidente de la Sección de Transporte Ferroviario de la ITF, David Gobé, instó a los sindicatos de transporte a apoyar la campaña mundial de solidaridad y exigir justicia para los 13 dirigentes del SRUT.

“Los 13 líderes del SRUT han sido objeto de persecuciones por proteger vidas humanas tras un descarrilamiento que dejó siete pasajeros muertos y muchos heridos. Hasta que acaben esta injusticia, humillación y ofensiva evidentes, seguiremos insistiendo en que el afán por proteger vidas y garantizar que el transporte ferroviario sea un medio seguro tanto para los pasajeros como para el personal debería ser digno de admiración y no de persecución judicial”, explica Gobé.

“Los sindicatos de transporte de todo el mundo se comprometen hoy a mostrar su fuerza, tenacidad y firme solidaridad hasta que se ponga en libertad a los 13 dirigentes del SRUT, además de a defender contra los ataques el derecho a un lugar de trabajo seguro y la libertad de asociación, que son derechos laborales fundamentales”, añade.

Los dirigentes del SRUT son el chivo expiatorio de un accidente ocurrido debido a la falta de mantenimiento y el mal estado de la locomotora, según las conclusiones tanto de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Tailandia como de una investigación interna. En un informe de 2013, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calificaba como acción sindical la actividad de los dirigentes del SRUT, amparada por los principios de la libertad de asociación. La OIT también sostiene firmemente que las denuncias por conducta delictiva no deben servir para amenazar a los sindicalistas por sus actividades con los sindicatos y que las penas impuestas a los representantes de los trabajadores por proteger los intereses de aquellos a los que defienden suponen una amenaza al libre ejercicio de los derechos sindicales.

Pese a la condena generalizada de la comunidad internacional, sobre los sindicalistas todavía se ciernen penas de tres años de prisión dictadas en octubre del año pasado y sanciones punitivas que se deducen de los salarios mensuales de siete de los dirigentes del SRUT desde noviembre de 2018.