Saltar al contenido principal

Urge la cooperación regional para hacer frente al creciente número de ataques de piratería en el Golfo de Guinea

20 Nov 2019
Tras el ataque perpetrado contra dos buques en el Golfo de Guinea la semana pasada, la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte hace un llamamiento a la cooperación a escala mundial y regional a fin de luchar contra la piratería en la región.

El 2 de noviembre, unos piratas secuestraron a nueve tripulantes del MV Bonita, de bandera noruega, mientras el buque se encontraba fondeado frente a la costa de Benín, en África occidental, y dos días después, el 4 de noviembre, cuatro tripulantes fueron tomados como rehenes del Elka Aristotle, de bandera griega, frente a la costa de Togo.

En los últimos meses se han notificado varios secuestros más en el Golfo de Guinea, incluidos los casos de ocho tripulantes tomados como rehenes frente a la costa de Camerún en agosto y de 10 marinos turcos secuestrados frente a la costa de Nigeria en julio.

La piratería y los robos a mano armada son problemas de larga data en el Golfo, pero en los últimos años —y meses— ha venido aumentando la frecuencia de los ataques. Según ha trascendido, 62 marinos han sido capturados este año frente a las costas de Nigeria, Guinea, Togo, Benín y Camerún.

Hoy, el presidente de la Sección de Gente de Mar de la ITF, David Heindel, insta a la industria naviera, los Gobiernos y los sindicatos a colaborar para poner fin a la piratería en el Golfo de Guinea.

“Resulta preocupante el aumento de la frecuencia y la gravedad de los ataques perpetrados contra buques en el Golfo de Guinea, así como la serie de secuestros y actos de violencia despiadada que han tenido lugar en los últimos meses. La industria marítima en su totalidad precisa tomar medidas urgentes para mejorar la prevención, la notificación y la respuesta a los ataques que tienen lugar por todo el Golfo”, señaló Heindel.

“Los países costeros del Golfo deben trabajar con la industria y los sindicatos para identificar las medidas y asignar los recursos adecuados, a fin de reducir los riesgos para los marinos y el transporte marítimo.

“Si bien somos conscientes del difícil entorno normativo internacional, debemos continuar aumentando la capacidad y la cooperación, y abordando el costo humano que estos ataques están teniendo en las vidas y la salud física y mental de las personas que transitan por las aguas de África occidental”, añadió.

El mes pasado, la Oficina Marítima Internacional (IMB) de la Cámara de Comercio Internacional (ICC) informó que el Golfo de Guinea es el escenario del 86 % de los incidentes con rehenes y casi el 82 % de los secuestros de tripulantes a escala mundial.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.