Saltar al contenido principal

Los Gobiernos deben apoyar sin dilación las exenciones de patentes para salvar millones de vidas

21 May 2021
Foto: Hindustan Times, Getty Images

Sindicatos del transporte de todo el mundo han exigido hoy que los Gobiernos apoyen la exención de los derechos de propiedad intelectual en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para combatir el COVID-19.

A tenor de las devastadoras olas de la enfermedad que azotan a países de todo el mundo —sobre todo la India—, se insta a los Gobiernos a que apoyen la propuesta de la India y Sudáfrica presentada ante la OMC. 

En la propuesta se solicita la exención de emergencia de los derechos de propiedad intelectual respecto de determinadas disposiciones del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) para “la prevención, [la] contención y [el] tratamiento” del COVID-19. La resistencia por parte de algunos países y grupos poderosos mantiene bloqueada esta propuesta.

La única manera de erradicar el COVID-19 es hacerlo simultáneamente en todo el mundo. A tal fin, debemos eliminar todos los obstáculos a la producción, la distribución y el acceso a vacunas, tratamientos y diagnósticos.

Pese a los prometedores signos de recuperación en los países de altos ingresos donde, en algunos casos, una de cada dos personas ha recibido una vacuna contra el COVID-19—, la pandemia continúa su camino de destrucción a través del Sur Global. Unas variantes más mortales y contagiosas del COVID-19 están devastando la India y Brasil, y la situación empeora actualmente en Tailandia, Yemen, la República Centroafricana, Irak, Camerún, Venezuela, Colombia y Pakistán, donde el número de casos ha aumentado al menos una quinta parte el último mes.

Estas olas que están asolando el Sur Global amenazan la recuperación en todo el mundo. A pesar de las restricciones a los viajes y los intentos de aislar determinadas cepas, seguimos presenciando su aparición incluso en países con programas de vacunación a gran escala. Nadie estará a salvo hasta que todo el mundo lo esté.

La Organización Mundial de la Salud ha lamentado el “escandaloso desequilibrio” en la distribución de las vacunas.

Mientras que una de cada dos personas de algunos países de altos ingresos ha recibido una vacuna, en los países de bajos ingresos la cifra se sitúa asombrosamente en una de cada más de 500 personas. Los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea han adquirido suficientes dosis para vacunar a sus poblaciones más de dos veces, y un análisis reciente concluye que el 87 % de las dosis se ha administrado en los países más ricos. Al mismo tiempo, observamos que, en países como Tanzania, Chad, Libia y la República Democrática del Congo, no se ha producido ninguna vacunación o se ha vacunado a menos del 0,1 % de la población.

El bloqueo, por parte de un grupo reducido de países, de la exención prevista por el Acuerdo sobre los ADPIC y el acceso universal a vacunas, tratamientos y equipos médicos contra el COVID-19 exacerba la desigualdad en torno a la vacunación y no tiene cabida en un mundo civilizado.

Los beneficios empresariales nunca pueden anteponerse a las vidas humanas.

“Se trata de una emergencia. El Consejo de los ADPIC se reúne el 8 de junio, así que tenemos tres semanas para lograr que hagan lo correcto. Si el Consejo no accede a las exenciones, morirán millones de personas”, señaló el secretario general de la ITF, Stephen Cotton.

“Nuestro mensaje para los Gobiernos que están bloqueando las exenciones es simple: la vida humana es más importante que los beneficios empresariales. Solo el acceso universal a vacunas, tratamientos y equipos médicos contra el COVID-19 impedirá que se produzcan muertes evitables.

“El mundo prestará atención a la Cumbre Mundial sobre la Salud del G20 el viernes. Deben hacer lo correcto y apoyar la propuesta de la India y Sudáfrica ante la OMC. Cualquier alternativa solo ralentizaría el proceso en un momento en que demasiadas personas están enfermando y muriendo. Todas las naciones del G20 deben respaldar la propuesta. Nuestros sindicatos de todo el mundo lucharán para que así sea”, declaró Cotton.