Saltar al contenido principal

Los derechos de los estibadores australianos deben ser respetados

05 Oct 2020

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) ha intervenido en el nuevo conflicto industrial entre Patrick Stevedores y el Sindicato Marítimo de Australia (MUA) para recordar a Patrick, a varias compañías navieras internacionales e incluso al Gobierno australiano que están socavando los derechos humanos de los trabajadores y trabajadoras portuarios a la negociación colectiva para alcanzar un acuerdo industrial justo.

 

Patrick debe aceptar la “rama de olivo” que le ofrece el MUA y poner fin al conflicto

El secretario general de la ITF, Stephen Cotton, ha expresado la preocupación creciente de la federación sindical internacional por la retórica procedente del Gobierno australiano, a la vista de que el primer ministro, Scott Morrison, ha amenazado esta semana con enviar tropas para romper la huelga legal de los trabajadores y trabajadoras portuarios y denegarles sus derechos conforme a la legislación australiana y el derecho internacional.

“Estamos ante una situación en la que estos trabajadores portuarios han seguido la letra de la ley. Han trabajado incesantemente para garantizar el buen funcionamiento de las cadenas de suministro durante esta pandemia y mantener los estantes abastecidos. Ahora ha llegado el momento de que estos trabajadores se movilicen para frenar los grandes recortes impuestos por su empleador en sus condiciones de trabajo, mientras su propio Gobierno arremete contra ellos, francamente, de forma histérica y antidemocrática.

“Según tengo entendido, el MUA se ha ofrecido —no solo una, sino hasta tres veces ya— a prolongar el convenio vigente para evitar cualquier conflicto innecesario en una época difícil para Australia y el resto del mundo”, señala Cotton.

Cotton manifiesta que el MUA ha trabajado denodadamente para garantizar que el conflicto no afecte negativamente a la población australiana, “la misma población que estos portuarios han mantenido abastecida con orgullo durante la pandemia”. El 2 de septiembre de 2020, el MUA escribió a Patrick solicitando medidas dirigidas a garantizar el transporte de suministros médicos en caso de llevarse adelante cualquier acción industrial protegida.

“Hace más de quince días, el MUA se ofreció a suspender toda acción industrial en las terminales de Patrick si la compañía suspendía sus intentos de anular las condiciones laborales existentes y retomaba negociaciones positivas. La compañía rechazó esta oferta.

“Está claro para los observadores internacionales que, aunque el MUA está ofreciendo ramas de olivo, Patrick Stevedores y sus aliados en el Gobierno de Morrison están decididos a intensificar este conflicto como parte del plan de Patrick de recortar los salarios y las condiciones de estos trabajadores y trabajadoras esenciales.

“Aparentemente, Patrick Stevedores intenta fabricar una crisis en el puerto de Botany que permita a la compañía adelantar sus planes de recortar 30 páginas de condiciones laborales.

“Este conflicto recuerda a la disputa marítima de 1998, cuando un Gobierno previo liderado por el Partido Liberal apoyó la capacitación encubierta de esquiroles y los ministros liberales utilizaron sus plataformas para demonizar a los portuarios y sus familias.

“Queremos dejar algo bien claro: el movimiento sindical internacional no permanecerá cruzado de brazos ni permitirá que se repita lo que se intentó en 1998. Utilizaremos todas nuestras fuerzas y extensas redes mundiales para defender los derechos de estos trabajadores y trabajadoras australianos, incluso si el Gobierno australiano no lo hace”, afirma Cotton.

 

Advertencia al sector naviero internacional

La coordinadora marítima de la ITF, Jacqueline Smith, ha manifestado que la ITF mantendrá conversaciones con al menos dos grandes navieras internacionales que, según estima la federación, han participado en el conflicto del lado de la compañía portuaria.

“Entendemos que los buques han sido desviados innecesariamente desde Botany a otros puertos australianos, pese a no haberse emprendido ninguna acción industrial para ralentizar o detener la carga”, afirma Smith.

“Existe el riesgo de que estas compañías puedan dar la falsa impresión de que los portuarios del puerto de Botany son en cierto modo responsables de las decisiones de las navieras de desviar sus buques. Los portuarios no son responsables”.

“Animamos a todas las compañías del sector marítimo a respetar los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras a la negociación colectiva y la defensa de las condiciones de trabajo por las que tanto han luchado, tanto en mar como en tierra. Las conductas por parte de ciertas compañías navieras que sugieren que podrían estar apoyando a un bando u otro socavan la reputación de estas compañías de forma significativa e irreparable”, indica Smith.

 

Solidaridad de los portuarios para detener la propagación de estos recortes salariales “víricos”

El coordinador de la Sección Portuaria de la ITF, Enrico Tortolano, afirma que los sindicatos portuarios de todo el mundo se están preparando para apoyar al MUA.

“La familia portuaria mundial de la ITF hará todo lo que esté a su alcance para evitar que se socaven las condiciones de nuestros compañeros y compañeras del puerto de Botany”, afirma Tortolano.

“Resulta muy revelador que, hasta ahora, Patrick Stevedores no se haya mostrado dispuesta a prolongar el contrato existente y exija grandes recortes de las condiciones de los trabajadores.

“Durante casi un siglo, los trabajadores y trabajadoras portuarios han estado en primera línea de la lucha para obtener mejores salarios y condiciones para toda la gente trabajadora. Parece que ahora, en medio de esta pandemia, los portuarios deben mantenerse de nuevo firmes y evitar que los recortes de los salarios y condiciones se extiendan como un virus a través de la sociedad”, afirma Tortolano.