Saltar al contenido principal

La ITF y la ETF condenan el despido masivo y la externalización de P&O

18 Mar 2022
Nota de prensa
Foto: Wikimedia Commons

Los sindicatos marítimos europeos y mundiales han expresado su condena e indignación tras recibir la noticia de que el operador de transbordadores P&O Ferries se dispone a despedir a su personal marítimo en el Reino Unido y externalizar estos empleos mediante la contratación de trabajadores y trabajadoras no sindicalizados a través de agencias.

Las organizaciones afiliadas a la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y a la Federación Europea de los Trabajadores del Transporte (ETF) recibieron hoy el aviso de que P&O Ferries había interrumpido su actividad “de cara a un comunicado de empresa”. Por la tarde, la empresa anunció a los medios de comunicación el despido inmediato de 800 trabajadores y trabajadoras de sus buques.

Los sindicatos RMT y Nautilus han ordenado a sus miembros permanecer a bordo de los buques y exigen la intervención inmediata del Gobierno del Reino Unido para detener la vergonzosa externalización de unos 800 puestos sin previo aviso.

“Es una noticia escandalosa. Condenamos con la mayor firmeza posible la actuación de P&O. Nos negamos a aceptar que supriman sin aviso los empleos de un personal marítimo leal. Nos debemos plantear todos cómo es posible que una empresa despida a su personal al completo con menos de 24 horas de aviso”, declara el secretario general de la ITF, Stephen Cotton.

“Nuestros sindicatos están a la espera de recibir más información por parte de P&O y DP World (su principal accionista), pero la ITF y la ETF están preparadas para movilizarse y defender los empleos de estos trabajadores y trabajadoras. Nos preocupan profundamente las informaciones que dan cuenta de unos autobuses llenos de tripulantes no sindicalizados y de personal de seguridad provisto de esposas que esperan en Dover y Hull para desocupar y reemplazar a la gente de mar establecida en el Reino Unido”.

“Nos horroriza e indigna que una empresa como P&O, que se ha embolsado durante la pandemia miles de libras provenientes del dinero de los contribuyentes del Reino Unido, pretenda desocupar a la tripulación por la fuerza”, manifiesta Cotton.

El RMT ha emitido hoy un comunicado en el que reclama a la empresa la protección de los puestos de trabajo frente a las especulaciones. El sindicato afirma haber ordenado a sus miembros permanecer a bordo de los buques si no quieren correr el riesgo de un “cierre patronal”.

Nautilus International ha declarado que la noticia constituye “una traición a los trabajadores y trabajadoras británicos”. Su secretario general, Mark Dickinson, critica con dureza la actitud de la empresa y se compromete a luchar por la defensa de los empleos: “No ha habido ninguna consulta ni aviso por parte de P&O. Les aseguro que todos los recursos de Nautilus International están listos para actuar en defensa de nuestros miembros. Hemos ordenado a nuestros miembros permanecer a bordo hasta nuevo aviso”.

“Los sindicatos de todo el mundo se solidarizan hoy con estos trabajadores y trabajadoras. Resulta escandaloso que ahora que el mundo empieza a recuperarse de la pandemia, y con una guerra a nuestras puertas, P&O se disponga a despedir a la totalidad de su personal”, declara la secretaria general de la ETF, Livia Spera.

“Los sindicatos marítimos de todo el mundo harán todo lo que esté en sus manos para detener esta brutal destrucción de empleo. Cabildearemos con los accionistas, inversores y clientes de P&O para que exijan a la empresa dar marcha atrás en su despiadada y agresiva tentativa de externalización. Se han vulnerado de forma flagrante los derechos de esta gente de mar, y resulta increíble que algo así pueda ocurrir en un gran país desarrollado como el Reino Unido”.

“Instamos encarecidamente a P&O a que, en vez de tender una emboscada a su personal, se reúna urgentemente con los sindicatos del Reino Unido para buscar una solución razonable y poner fin a una clara vulneración de los derechos de estos trabajadores y trabajadoras”, reclama Spera.