Saltar al contenido principal

La ITF pide sensatez en las decisiones sobre el control del tráfico aéreo

22 Oct 2021
Foto: Beckett P

Los controladores aéreos y sus sindicatos representantes deberían participar activamente en la toma de decisiones sobre el futuro del sector de los servicios de tráfico aéreo que se están adoptando en estos momentos de intensos cambios políticos y tecnológicos, afirma la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF).

La ITF lanza este llamamiento a la sensatez y a hacer un mayor uso de la experiencia y los conocimientos de los controladores aéreos en el Día Internacional del Controlador Aéreo, y coincidiendo con un momento en que la aviación está adoptando decisiones cruciales sobre su futuro en la recuperación pos‑COVID.

“La visión cortoplacista de minimizar costos perseguirá a esta industria durante años”, afirma Paul Winstanley, presidente del Subcomité de Servicios de Control de Tráfico Aéreo de la ITF. “Sin embargo, en todo el mundo, los proveedores de servicios de navegación aérea parecen empeñados en recortar puestos de trabajo, subcontratar y reducir los presupuestos para capacitación. El COVID-19 fue desastroso para el sector aéreo, pero las decisiones desinformadas que se adopten en estos momentos de recuperación podrían provocar un desastre aún mayor”.

La liberalización no es la solución

Los controladores aéreos han sido cruciales para la salud y la economía mundiales. Continuaron trabajando a lo largo de la pandemia, velando por que los suministros médicos vitales llegaran a su destino. Sin embargo, las presiones para recortar costes fueron enormes, debido a la drástica reducción del número de vuelos (estos servicios se financian generalmente mediante una tasa por cada vuelo).

“El transporte aéreo está creciendo de nuevo”, añade Winstanley, “y la demanda ha empezado a superar la oferta. Pero, en lugar de aumentar los servicios para responder a esta demanda, muchos proveedores utilizan el COVID-19 como excusa para reclamar una mayor liberalización, centralización y reducción de costes”.

“Esto no ayuda en absoluto al sector aéreo. Estamos tomando una senda equivocada que desestabilizará aún más los servicios de tráfico aéreo en su conjunto”.

Un estudio para ofrecer una gestión estable del tráfico aéreo

La ITF reconoce las presiones económicas que está padeciendo el transporte aéreo debido a la pandemia de COVID‑19 y continúa estudiando qué medidas pueden dotar de mayor estabilidad al control del tráfico aéreo y garantizar la seguridad de los pasajeros. Para ello ha iniciado una investigación que explorará la viabilidad y sostenibilidad a largo plazo de diferentes modelos de tarificación de estos servicios. En colaboración con la Universidad de Bristol y asociaciones de profesionales, la ITF estudiará la financiación de los proveedores de servicios de tráfico aéreo, con el objetivo de que alcancen una estabilidad financiera más independiente de las tarifas de las aerolíneas.

“Esta crisis, y las anteriores, han demostrado que los proveedores de servicios de tráfico aéreo necesitan un marco financiero estable que les permita planificar el futuro. Sin embargo, en estos momentos estamos asistiendo a recortes de costes cortoplacistas en todo el sector”, concluye Winstanley. “Por eso los controladores aéreos y sus sindicatos deben estar sentados en la mesa donde se vayan a adoptar las decisiones. Conocemos nuestro trabajo, mantenemos los cielos seguros y entendemos qué necesita nuestro sector para salir adelante”.