Saltar al contenido principal

La ITF, IndustriALL y la TUAC reclaman créditos a la exportación para reanimar la economía mundial

05 Mar 2021

La demanda de pasajeros aéreos disminuyó un 65 % en 2020 en comparación con el año anterior, en línea con la estrepitosa caída de la demanda de productos aeroespaciales comerciales. Como consecuencia de esta situación, cientos de miles de trabajadores y trabajadoras de estos sectores han sido despedidos. La ayuda de las agencias de crédito a la exportación resulta indispensable para recuperar los niveles de empleo.

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), la organización IndustriALL Global Union y la Comisión Sindical Consultiva ante la OCDE (TUAC) exigen a los países de la OCDE que protejan los empleos y reanimen la economía mundial con las siguientes medidas de coordinación y refuerzo:

  • conseguir el apoyo de las agencias de crédito a la exportación (ACE) para financiar cuestiones relacionadas con los sectores aeroespacial y de la aviación comercial;
  • reforzar los “planteamientos comunes” de las ACE sobre derechos humanos, incluidas las normas laborales y las iniciativas de debida diligencia;
  • incluir a los sindicatos y otras ONG en la toma básica de decisiones y garantizar su transparencia.

“En principio, esperamos que la aviación recupere sus niveles normales en 2025, aunque, para que sobreviva, no podemos parar ahora. Los créditos a la exportación son una solución para estimular la industria aeroespacial, ya que facilitaría los pedidos y, en consecuencia, los envíos”, explica Atle Høie, secretario general adjunto de IndustriALL. “Con políticas de la OCDE sobre los créditos a la exportación se fomentarían también los empleos y las condiciones laborales decentes”.

El secretario general adjunto de la ITF, Rob Johnston, declaró que, para competir en igualdad de condiciones, resulta necesario que las ACE tengan en cuenta las normas laborales y la sostenibilidad antes de conceder fondos.

“Tanto la ITF como IndustriALL son conscientes de la relevancia de las agencias de crédito a la exportación, de las que dependen millones de empleos. No obstante, garantizar que se asocien las conductas empresariales con la mejora de las prácticas laborales en todo el mundo resulta igual de importante”, explica Johnston.

Además, las ACE podrían promover la renovación de la flota de aviones, que resultará necesaria para el sector —también desde una perspectiva climática, para reducir las emisiones de CO2 en la aviación del futuro—.

Este llamamiento para que se tomen medidas se produce tras meses de cooperación en materia de créditos a la exportación entre sindicatos de todo el mundo, labor que culminó con la presentación oficial ante la agencia de crédito a la exportación de la OCDE en octubre de 2020.

La intensificación de la competencia entre países ha provocado que algunas ACE hayan suavizado por su cuenta sus políticas en favor del empleo. Los sindicatos se declaran especialmente alarmados por la competencia entre países que no forman parte de la OCDE ni participan en el marco de planteamientos comunes. Esto resalta la necesidad de que los Estados miembros de la OCDE trabajen con mayor ahínco para coordinar las políticas destinadas a lograr la recuperación de la economía mundial.

Debe asimismo fortalecerse la debida diligencia en materia de derechos humanos e implicar a los sindicatos y otras ONG, en especial en el contexto actual de la pandemia. El papel de los trabajadores y trabajadoras puede resultar determinante a la hora de identificar, controlar, denunciar y dar solución a los abusos contra los derechos humanos y el medio ambiente en distintas empresas, sectores y cadenas de suministro.

Foto: Lukas Wunderlich