Saltar al contenido principal

ITF/IRU: Reivindicaciones conjuntas para los gobiernos y los organismos internacionales

09 Apr 2020

Los trabajadores y trabajadores y las compañías de transporte son el alma de la economía mundial: conectan a las personas, unen las cadenas de suministro y mantienen el mundo en movimiento. Su labor y servicios son vitales para responder y superar de forma exitosa el desafío del brote del COVID-19.

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), la voz de más de 19 millones de trabajadores del transporte y la Unión Internacional del Transporte de Carretera (IRU, por su sigla en inglés), la voz de 3,5 millones de compañías de transporte a escala mundial, han aunado fuerzas para poner de relieve la importancia de sus miembros y defender sus intereses durante la pandemia del COVID-19.

Esta declaración establece unas reivindicaciones clave que los gobiernos y los organismos internacionales deben abordar para garantizar que las cadenas de suministro y movilidad no se vean afectadas desfavorablemente, ya sea ahora o en el futuro, y para proteger a los trabajadores del transporte que son el eje de todo lo que hacemos.

La pandemia del COVID-19 ha puesto en primer plano al transporte por carretera, demostrando una vez más el papel indispensable que desempeñan las compañías de transporte por carretera y sus trabajadores en el mantenimiento de las cadenas de suministro para garantizar que los productos médicos, los alimentos y otros artículos esenciales nos lleguen a todos y cada uno de nosotros.

Los conductores y sus empleadores son los héroes silenciosos que merecen reconocimiento, hoy más que nunca. Su valor, profesionalidad y compromiso son las fuerzas motrices que nos mantienen a todos en movimiento en este momento difícil.

Las preocupaciones más inmediatas para el sector del transporte por carretera son mantener en movimiento los artículos esenciales, tales como los alimentos y los suministros médicos, de la manera más segura posible para los trabajadores del transporte, y a su vez garantizar la viabilidad económica y la continuidad tanto de las compañías de transporte de pasaje como de carga, y los puestos de trabajo que estas representan.

Con casi el 6 por ciento de todos los trabajadores y trabajadoras del mundo empleados en la industria del transporte por carretera, principalmente en pequeñas y medianas empresas (PYME), resulta claro que el transporte por carretera forma parte esencial del buen funcionamiento de la economía mundial, en particular en épocas de crisis. Como consecuencia de ello, el buen funcionamiento de las cadenas de movilidad y suministro, y la continuidad de las entregas diarias a los consumidores, dependen de la viabilidad de dichas PYME de transporte por carretera y de la salud y el bienestar de sus conductores altamente cualificados y experimentados.

Por consiguiente, la ITF y la IRU exhortan a los gobiernos y a los organismos internacionales a que actúen de inmediato a fin de:

  • Reconocer que la labor de un conductor de un vehículo comercial es vital para la economía mundial, las cadenas de suministro internacionales y la movilidad de las personas.
  • Designar el transporte por carretera como servicio esencial cuando se prestan servicios vitales, tales como la movilidad esencial de las personas, los alimentos y los suministros médicos durante la respuesta al COVID-19.
  • Designar a los trabajadores y trabajadoras del transporte por carretera como trabajadores esenciales y brindarles la misma protección que a otros trabajadores de servicios esenciales durante la respuesta al COVID-19.
  • Desarrollar e implementar con prontitud prácticas normalizadas en materia de la logística transfronteriza a fin de garantizar la seguridad, la salud y el bienestar de los conductores. Esto incluye instalaciones alimentarias y sanitarias adecuadas a un lado de la carretera para los conductores y conductoras que realizan viajes de larga distancia, mediante consultas con los interlocutores sociales en materia de transporte por carretera, la ITF y la IRU, y los expertos de la industria.
  • Proteger las cadenas de suministro y los servicios de movilidad esenciales, actuales y futuros, ofreciendo, como prioridad, el apoyo gubernamental a las PYME de transporte por carretera con el fin de salvaguardar el empleo.
  • Iniciar un diálogo tripartito a nivel nacional, entre los gobiernos, los empleadores y los sindicatos a fin de apoyar a la industria del transporte por carretera y elaborar planes de acción específicos, incluidos los de apoyo financiero.
  • Garantizar el acceso a la asistencia financiera posterior al COVID-19 para la industria del transporte por carretera, en particular para las PYME, a fin de apoyar la continuidad y la resiliencia de las cadenas de movilidad y suministro.
  • Exigir respeto para los conductores y conductoras por parte de los clientes, los expedidores y las autoridades. Esto incluye el acceso a los servicios esenciales, incluidas unas instalaciones sanitarias limpias en los puntos de carga y descarga, así como en los cruces de frontera para los conductores.

Debemos continuar rindiendo homenaje a los héroes y heroínas de la carretera valorando enérgicamente su trabajo, expresando sus inquietudes y cerciorándonos de atender a sus necesidades.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.