Saltar al contenido principal

Huelga en FedEx Australia contra la externalización injusta y peligrosa

07 Oct 2021
Foto: TWU Australia
La ITF se compromete a apoyar e intensificar las acciones de protesta contra las prácticas peligrosas de las empresas de transporte por carretera.

Los trabajadores y las trabajadoras del transporte por carretera de FedEx Australia están en huelga hoy [jueves 30 de septiembre de 2021] como medida de protesta contra la obstinada negativa de la compañía a abordar los problemas de precariedad laboral y seguridad en el trabajo.

Esta movilización se enmarca en una serie de paros consecutivos de 24 horas en varias compañías de logística de Australia convocados por el Sindicato de Trabajadores del Transporte (TWU), afiliado a la ITF. Los trabajadores y las trabajadoras protestan contra la externalización del trabajo, parte de un problema más amplio ocasionado por la falta de ética de las empresas minoristas y tecnológicas que dominan las cadenas de suministro del transporte por carretera.

Estas huelgas dan muestra del malestar que provocan en todo el mundo las prácticas impuestas por el modelo de negocio inviable de las compañías de comercio electrónico y otros grandes clientes de las cadenas de suministro, a menudo a expensas de las condiciones laborales de los trabajadores y la seguridad vial. El TWU calcula que cada diez días muere un camionero en las carreteras de Australia.

“Caminamos hombro con hombro con nuestros camaradas de Australia”, afirma Stephen Cotton, secretario general de la ITF. “Su lucha por la estabilidad laboral no es una excepción, la estamos viendo en todo el sector. Las compañías de comercio electrónico y logística están reduciendo costes mediante la subcontratación y el uso de plataformas digitales, pero sus métodos están generando una horrible inestabilidad a los trabajadores y sus familias. Es más, están presionando a los conductores para que alarguen sus horarios, a pesar del peligro que ello supone para la seguridad de todos los que transitan por las carreteras.

“La ITF insta a las compañías que utilizan el transporte por carretera a que tomen conciencia de los estragos que está ocasionando su modelo de negocio”.

Apoyo masivo a la huelga

Las trabajadoras y los trabajadores votaron por una mayoría aplastante del 97 % a favor de la huelga en FedEx, informa el TWU. Las negociaciones fracasaron la semana pasada, cuando la empresa rechazó la reivindicación de garantizar trabajo a los empleados existentes antes de recurrir a la contratación externa. FedEx también se negó a garantizar las mismas condiciones laborales y salariales al personal externalizado.

Esta movilización sigue a la huelga que realizaron la semana pasada 2000 trabajadores de la empresa de logística StarTrack. Los miembros del TWU en otras empresas, como Toll, Linfox y BevChain, también han votado a favor de convocar movilizaciones.

El auge del comercio electrónico está obligando a las empresas de transporte bien establecidas a recurrir a la externalización y a mermar las condiciones laborales y de remuneración. El modelo de negocio de estas compañías —y de las plataformas de reparto a domicilio basadas en aplicaciones, como Amazon Flex— mina a las empresas tradicionales al clasificar como autónomos a sus trabajadores para así pagarles menos y no ofrecerles estabilidad laboral alguna. Aunque las compañías insisten en que el personal se beneficia de una mayor flexibilidad laboral, las investigaciones realizadas por organizaciones sindicales afiliadas a la ITF (en Australia y la India) revelan que los conductores se sienten presionados para trabajar más rápido, durante más horas y en horarios intempestivos, factores que aumentan el riesgo de accidentes. Está demostrado que estos nuevos modelos de negocio son peligrosos.

“Existe una solución sencilla para frenar esta espiral descendente”, explica Noel Coard, secretario de las Secciones de Transporte Interior de la ITF. “Los Gobiernos deben colaborar con los sindicatos y otras partes interesadas para instaurar unas normas en materia de salarios y condiciones que garanticen la seguridad. Es lo que se conoce como un sistema de ‘tarifas de seguridad’, cuya eficacia está demostrada. Si se regulan los salarios y las condiciones laborales de forma equitativa, las empresas no tendrán que seguir violando los derechos de los trabajadores y podrán competir a través de la calidad de sus servicios.

“Implantando unas tarifas de seguridad, todo el mundo gana: las compañías de transporte y sus clientes se benefician de un mercado menos volátil, las trabajadoras y los trabajadores consiguen mejores salarios y más estabilidad laboral, y se reducen los accidentes en las carreteras”.

Semana de acción en apoyo a las tarifas de seguridad

La ITF convoca una semana de acción por el trabajo decente y la seguridad en el sector del transporte por carretera, del 21 al 28 de octubre, con el objeto de apelar a los Gobiernos para que introduzcan un sistema de tarifas que garantice la seguridad e instar a los clientes y las empresas de transporte a que pongan fin a sus prácticas comerciales peligrosas e insostenibles. Durante toda la semana de acción, los sindicatos mostrarán su solidaridad con las organizaciones afiliadas a la ITF que están movilizándose en países como Australia y Corea del Sur.

Corea del Sur introdujo en 2020 un sistema de tarifas de seguridad que ya ha dado resultados positivos. Sin embargo, las grandes compañías del transporte quieren abolirlo.

“Estas empresas parecen decididas a poner en riesgo la vida de los usuarios de las carreteras surcoreanas en su afán por escatimar costes”, afirma Coard. “Se niegan a ver las ventajas a largo plazo de este tipo de sistema”.

Los modelos de negocio peligrosos e insostenibles son la causa fundamental de la escasez de conductores profesionales en todo el mundo. Durante la semana de acción, la ITF y sus organizaciones afiliadas promoverán las tarifas de seguridad como la única solución viable. El sistema de tarifas que garantiza la seguridad vial ya ha sido respaldado por Gobiernos, sindicatos y representantes de los empleadores en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a través de sus Directrices sobre la promoción del trabajo decente y la seguridad vial en el sector del transporte. Además de las tarifas de seguridad, las directrices consideran que los Gobiernos, las compañías de transporte y los clientes tienen la responsabilidad de aplicar un amplio abanico de estándares de los que deben beneficiarse todos los conductores del transporte por carretera, independientemente de la relación laboral, entre los que destacan:

  • los derechos de libertad de asociación y negociación colectiva;
  • protocolos, formación y medidas de prevención en materia de salud y seguridad en el trabajo;
  • la transparencia en la documentación y la contratación;
  • el aumento del número de mujeres en el sector mediante una mejor gestión de la cadena de suministro, que permita la conciliación de la vida laboral y familiar, la prevención de la violencia y el acoso, y la puesta a disposición de unas instalaciones sanitarias adecuadas;
  • la debida diligencia en materia de derechos humanos;
  • inspecciones y control del cumplimiento.

“Como federación sindical que representa a trabajadoras y trabajadores del transporte a nivel mundial, lanzamos esta advertencia a la gerencia de FedEx Australia y a las empresas de logística y clientes de todo el mundo”, indica Coard. “El problema no es local. Están ustedes aprovechándose de los cambios en los hábitos de compra de los consumidores para hacer la vida imposible al personal del transporte y a sus familias. Los sindicatos no lo van a tolerar. La solución que proponemos es justa para los trabajadores y las trabajadoras, mejora la seguridad vial y crea un sector del transporte por carretera más sostenible para todos”.