Saltar al contenido principal

El CGU condena la respuesta del Gobierno indio a las protestas contra la Ley de Ciudadanía

10 Jan 2020

El Consejo Global Unions (CGU) —que representa a los más de 200 millones de trabajadores y trabajadoras miembros de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y de las Federaciones Sindicales Mundiales, incluida la Comisión Sindical Consultiva ante la OCDE— condena enérgicamente la respuesta del Gobierno indio a las protestas legítimas de la población contra la Ley de Ciudadanía recientemente aprobada.

Miles de personas tomaron las calles en todo el país tras la aprobación, el 11 de diciembre, del proyecto de enmienda de la Ley de la Ciudadanía por parte del Parlamento indio. Como respuesta, el Gobierno ha lanzado un ataque contra las libertades fundamentales, haciendo uso del Ejército, clausurando el acceso a Internet e imponiendo toques de queda. Según hemos podido saber, la violencia se ha cobrado al menos seis muertos.

Asimismo, se ha informado que el Tribunal Supremo se negó el 17 de diciembre a escuchar una petición contra la intervención policial dentro del campus de la Universidad Nacional Islámica de Delhi, donde presuntamente agredieron a estudiantes.

Esta respuesta abrumadora, desproporcionada y brutal es incompatible con una democracia efectiva. Todos los ciudadanos y ciudadanas del mundo tienen derecho a la libertad de reunión, de expresión y de asociación. Nosotros —el movimiento sindical mundial— no podemos permitir que se violen estos derechos fundamentales.

Entendemos, además, que la ley en sí misma viola el principio secular, consagrado en la Constitución de la India, de que la fe no puede ser una condición para la ciudadanía. La Constitución prohíbe la discriminación religiosa contra sus ciudadanos y garantiza a todas las personas la igualdad ante la ley y la protección de la ley a todos por igual.

La nueva Ley de Ciudadanía ofrece amnistía a los inmigrantes ilegales no musulmanes de tres países vecinos: Pakistán, Bangladés y Afganistán. Entendemos que el Gobierno argumenta que la nueva ley ofrece refugio a las personas que huyen de la persecución religiosa. Sin embargo, para el resto del mundo parece formar parte de una agenda que pretende marginar a los musulmanes.

Para los trabajadores y las trabajadoras, estas violaciones son la continuación de una alarmante ola de ataques contra los derechos laborales y contra los sindicatos en la India. El Gobierno de Modi redujo recientemente el número de códigos laborales de 44 a solo cuatro. Actuando de mala fe, el Gobierno publicó en su sitio web el proyecto de código para regular las relaciones laborales sin previa consulta oficial a los sindicatos. Según el nuevo código, los sindicatos tendrían que representar al 75 % del personal de una empresa para que se les reconozca como representantes legítimos. Como respuesta, todas las confederaciones sindicales indias han convocado una huelga general el 8 de enero de 2020.

El CGU se opone a cualquier tipo de discriminación y condena al Gobierno indio por la brutal opresión que sufre la ciudadanía y por la represión contra los trabajadores y sus sindicatos. Nos solidarizamos con los manifestantes —jóvenes, trabajadores y trabajadoras de la India— que luchan por la equidad, la justicia y los derechos humanos fundamentales.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.