Saltar al contenido principal

“Totalmente inaceptable”: La ITF denuncia el retraso de siete meses de la autoridades turcas en el supuesto caso de importación de drogas de unos marinos ucranianos ITF

21 Feb 2022
Nota de prensa
La tripulación del MSC Capucine recibe una visita del sindicato de gente de mar turco TDS, que apoya su causa. | (Foto: TDS)

Los sindicatos de gente de mar están sumamente preocupados por el hecho de que cuatro ciudadanos ucranianos llevan ya más de siete meses detenidos por las autoridades turcas sin cargos. La tripulación ha sido retenida ante la suposición de que estaba al tanto de la existencia de los 176 kilogramos de cocaína que unos funcionarios hallaron dentro de un contenedor a bordo del buque de MSC en el que trabajaba dicha tripulación.

En julio de 2021, unos funcionarios subieron a bordo del MSC Capucine R (número de la OMI: 9210086) en Iskenderun, en la costa mediterránea de Turquía.  Mientras se encontraban a bordo, las autoridades rompieron el precinto aduanero del contenedor en cuestión, dejando al descubierto el alijo de cocaína que se hallaba dentro. Las autoridades arrestaron inmediatamente al capitán y a tres oficiales de cubierta y llevaron a la tripulación a una cárcel cercana.

Gracias al sindicato y a la presión ejercida por el empleador, la gente de mar acusada fue puesta en libertad bajo fianza a finales de agosto y llevada a un hotel cercano, supuestamente en espera de la presentación de cargos y la celebración del juicio. En septiembre, se permitió a las familias de la tripulación que acudieran a visitarlos.

Se permitió a las familias de la tripulación detenida realizar una visita especial a Turquía para ver a sus maridos y padres que no pueden regresar a casa. | (Foto: TDS)

Pero con los cargos que aún se ciernen sobre ellos y un juicio que no se vislumbra, los cuatro marinos permanecen impedidos de abandonar Turquía y regresar a Ucrania con sus familias.

Es ‘muy poco probable’ que la gente de mar supiera de la reserva de cocaína

Los sindicatos que representan a la gente de mar han manifestado su preocupación ante la posibilidad de que haya funcionarios turcos que estén intentado desviar la culpa de los auténticos delincuentes hacia la tripulación del MSC Capucine por el intento de importación de estupefacientes. Los sindicatos señalan que es muy poco probable que la gente de mar a bordo del buque estuviera al tanto de la carga de estupefacientes que se hallaba a bordo. Ello se debe a que la práctica habitual consiste en precintar los contenedores antes de su embarque a bordo de un buque en el puerto de origen para evitar la manipulación, y solo se quita el precinto en el puerto de destino. Ese proceso supone que, por lo general, la tripulación no tiene conocimiento del contenido de los contenedores, y mucho menos acceso a dicho contenido (a menos que la carga esté claramente etiquetada como peligrosa, como en el caso de los combustibles líquidos que pueden ser volátiles).

Los empleadores y los sindicatos trabajan para que la gente de mar pueda tener acceso a la justicia

La medida adoptada por funcionarios turcos de arrestar a los cuatro marinos en julio supuso una conmoción para los sindicatos de gente de mar y el empleador, la compañía naviera suizoitaliana Mediterranean Shipping Company (MSC). MSC es uno de los principales operadores de portacontenedores del mundo, que transporta alrededor de 23 millones de contenedores al año a bordo de más de 600 buques y entre más de 500 lugares. Según ha trascendido, la compañía está sumamente preocupada por el trato inicial recibido por la tripulación, si bien se han conseguido mejoras en el último mes.

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) continúa trabajando con el sindicato afiliado TDS, con sede en Turquía, y con el sindicato de la gente de mar ucraniana, el MTWTU. Tanto los sindicatos y MSC desean que los marinos finalmente enfrenten los cargos que continúan cerniéndose sobre ellos o sean puestos en libertad.

“En esencia, las autoridades turcas deben presentar cualquier prueba que tengan sobre estos marinos”, señaló Stephen Cotton, Secretario General de la ITF. “Si las pruebas no existen —y uno tiene que preguntarse si existen, teniendo en cuenta el tiempo que ha transcurrido para poner en marcha este juicio— las autoridades turcas deberían retirar los cargos y liberar hoy mismo a estos marinos”.

Stephen Cotton, secretario general de la ITF | (Foto: ITF)

“Turquía ha hecho lo correcto al evitar que estos marinos se pudrieran en prisión preventiva, pero es preciso que haya más acción por parte de los funcionarios de Turquía para que el país esté a la altura de su potencial como defensor de la justicia natural. Resultaría decepcionante que Turquía permitiera que continuara lo que parece ser la criminalización injusta de esta gente de mar sin intervenir”, indicó Cotton.

Cotton señaló que el esfuerzo conjunto para apoyar y liberar a la gente de mar era un ejemplo importante de cómo los empleadores responsables y las organizaciones sindicales pueden unirse para obtener buenos resultados.

“Desde el día en que el capitán y los oficiales de cubierta del MSC Capucine R fueron arrestados, desde la ITF hemos colaborado estrechamente con nuestros hermanos y hermanas en el TDS y el MTWTU y con MSC para asegurarnos de que la gente de mar reciba un trato adecuado, acceso a la justicia y un juicio rápido o la puesta en libertad. Se han realizado avances en el caso de estos marinos gracias a la labor que hemos emprendido en su nombre”, afirmó Cotton.

La tripulación del MSC Capucine que permanece detenida en Turquía se reúne con su equipo de asesoramiento jurídico del TDS Están a la espera de un juicio después de más de siete meses. | (Foto: TDS)

Turquía debe actuar en forma justa con la gente de mar que está de visita — sindicato TDS

La difícil situación de los ucranianos ha recibido la atención y la solidaridad internacional del Sindicato de Gente de Mar de Turquía (Türkiye Denizciler Sendikası, o TDS).

“Queremos que Turquía sea un lugar acogedor para la gente de mar”, señaló Irfan Mete, Presidente del TDS. “No queremos que nuestro país sea un lugar donde las tripulaciones teman hacer escala. Francamente, este ha sido un momento difícil para la reputación de Turquía entre la gente de mar a escala internacional”.

Irfan Mete, presidente del Sindicato de Gente de Mar de Turquía  | (Foto: TDS)

“Continuaremos trabajando entre bastidores para alentar a las autoridades a que aceleren urgentemente los avances en relación con este caso. Juntos, podemos garantizar que Turquía tenga una reputación como un Estado rector del puerto justo y acogedor para toda la gente de mar que lo visite. Como nación marítima en la encrucijada del mundo, debemos hacerlo”, indicó Irfan Mete.

Queremos que nuestros marinos regresen a casa — MTWTU

Mientras tanto, a 1605 kilómetros al norte de Iskenderun, las familias de los cuatro marinos ucranianos detenidos continúan preocupadas por la suerte de sus maridos y padres. Reciben información regularmente a través del Sindicato de Trabajadores del Transporte Marítimo de Ucrania (MTWTU - Професійна спілка робітників морського), afiliado a la ITF.

“Queremos que nuestros marinos regresen a casa”, señaló el presidente del MTWTU, Oleg Grygoriuk. “Ningún marino debería ser criminalizado simplemente por hacer su trabajo. Ningún marino debería verse en la situación de no poder asegurar a su familia cuándo regresará a casa. La incertidumbre que conlleva esta situación es una condena tanto para las familias como para la gente de mar”.

Oleg Grygoriuk, presidente del MTWTU | (Foto: MTWTU)

 

“El MTWTU está muy agradecido con todos aquellos que han trabajado para obtener resultados justos para la gente de mar, incluidos nuestros hermanos y hermanas en el TDS y el Secretariado de la ITF, así como también el armador. Este caso muestra el valor de la solidaridad internacional. Al formar parte de la familia de la ITF podemos unirnos para asegurarnos de que se llegue al resultado adecuado”, declaró Grygoriuk.

¿En qué consiste la criminalización y por qué es un problema?

Los sindicatos de gente de mar sostienen que es preciso analizar en la totalidad de su conjunto la situación de los marinos ucranianos atrapados en el sudeste de Turquía. La gente de mar a escala mundial enfrenta una “tendencia de la criminalización que va en aumento”, y es blanco de las autoridades policiales locales en distintas partes del mundo por su presunta implicación en operaciones sofisticadas de tráfico de estupefacientes, incluso cuando no existen pruebas.

Los representantes de la gente de mar han visto en reiteradas ocasiones que cuando los agentes de los servicios policiales y aduaneros no logran o no quieren hacer caer a las verdaderas fuerzas detrás de delitos como el tráfico de estupefacientes, intentan culpar a la gente de mar que se encuentra de paso, cuyo único delito a menudo es estar en su lugar de trabajo (un buque) cuando los agentes descubren estupefacientes a bordo. Lo que resulta más sorprendente es que se ha culpado a la gente de mar cuando fue ella misma quien denunció a las autoridades la carga ilegal que se encontraba a bordo.

“Por supuesto, reconocemos el mandato de los Gobiernos para investigar delitos reales y para procesar a los verdaderos autores”, señaló el presidente de la Sección de Gente de Mar de la ITF, David Heindel.  “Pero estamos viendo con creciente frecuencia a gente de mar inocente en la línea de fuego cuando los funcionarios locales precisan alguien a quien culpar”.

David Heindel, presidente de la Sección de Gente de Mar de la ITF, | (Foto: ITF)

Heindel señala que la criminalización ocurre cuando la gente de mar es acusada, detenida o castigada por delitos que las autoridades del Estado rector del puerto (tales como la aduana o la policía local) afirman que el marino ha cometido (normalmente en relación con un incidente o accidente que ha tenido lugar mientras el marino estaba trabajando).

Cuando se “criminaliza” a un marino, es posible que se le deniega el debido proceso. Las autoridades podrían actuar en forma lenta para presentar cargos contra la gente de mar y, una vez presentados, los tribunales podrían proceder con lentitud a celebrar audiencias en relación con esos cargos. La falta del debido proceso puede incluir un acceso deficiente a la libertad bajo fianza, o un apoyo jurídico inadecuado para la tripulación. La ausencia de instalaciones de detención cálidas, secas y seguras también puede ser un problema.

“Dado que la gente de mar puede estar a miles de kilómetros de casa cuando es arrestada, y a menudo no habla la lengua local, se encuentra en una posición muy vulnerable si las autoridades locales no la tratan con equidad”, indicó Heindel.

“Es preciso que todos los países cuenten con sistemas de justicia que intervengan rápidamente en caso de que los agentes de los servicios policiales o aduaneros cometan un error. Si los tribunales y los jueces retiraran los cargos falsos con prontitud, en cuestión de horas o días, en lugar de semanas o meses, se podría evitar mucho sufrimiento. Pero la realidad es que los sistemas de justicia en algunos de estos lugares actúan con demasiada lentitud. Es inaceptable. Como solemos decir: justicia aplazada es justicia denegada”, señaló Heindel.

 

FIN

Acerca de la ITF: La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) es una federación democrática, encabezada por sus organizaciones sindicales afiliadas, reconocida como la principal autoridad mundial en materia de transporte. Luchamos fervientemente para mejorar la vida laboral, conectando a sindicatos de 147 países para garantizar los derechos, la igualdad y la justicia de sus miembros. Somos la voz de cerca de 20 millones de mujeres y hombres que trabajan en el sector del transporte en todo el mundo.

Contacto de prensa: media[at]itf.org.uk +44 20 7940 9282