Saltar al contenido principal

Solo un “Nuevo Pacto” puede salvar la aviación

17 Aug 2020

Una segunda ola está golpeando al sector aéreo, y sus repercusiones se están sintiendo ya, con la destrucción de miles de puestos de trabajo en toda la industria. La ITF reivindica urgentemente un “Nuevo Pacto” para los trabajadores y las trabajadoras de la aviación, basado en las ayudas, la recuperación y la reforma.

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, hicimos pública una lista de diez reivindicaciones fundamentales dirigidas a Gobiernos y empleadores. Una encuesta realizada por la ITF entre sus organizaciones afiliadas revela que la mayoría ha logrado la materialización de muchas de ellas para sus miembros, pero a menudo solo con carácter temporal. Ahora que se está viendo el impacto económico total del COVID-19, y que están empezando a agotarse muchos de los mecanismos de apoyo proporcionados en un primer momento para salvar puestos de trabajo, apoyar a los trabajadores y salvaguardar la industria, el sector de la aviación se encuentra en una lucha desesperada por la supervivencia. Una vez más, lanzamos un llamado a los Gobiernos y a los empleadores para que adopten nuestras reivindicaciones.

Todas las partes —trabajadores, empleadores, instancias normativas y Estados— deben contribuir a la recuperación de la industria.

Impacto en la fuerza laboral

En esta segunda ola, el peligro no es el COVID-19, sino la amenaza de la destrucción del empleo de cientos de miles de trabajadores y trabajadoras en toda la industria de la aviación mundial. Casi todos los días aparece un titular anunciando que una aerolínea en algún lugar va a despedir a trabajadores o se enfrenta a un desastre financiero.

Es difícil de aceptar precisamente en este momento en que la aviación está desempeñando un papel tan crítico para ayudarnos a superar los peores efectos de la pandemia. Nuestras organizaciones afiliadas, y sus miembros, dieron un paso adelante y pusieron su granito de arena para apoyarnos a todos y a todas; ahora tenemos que devolverles el favor.

No será posible salvar la aviación, y todos los empleos y comunidades que tanto dependen de los desplazamientos aéreos, así como así: la industria necesita una reforma de envergadura para ser sustentable a largo plazo.

Pero primero debemos centrarnos en las ayudas urgentes, a fin de detener la pérdida de trabajadores y trabajadoras altamente cualificados —fundamentales para mantener la infraestructura necesaria para que la industria se recupere—. Las consecuencias de la destrucción de empleos van mucho más allá de la aviación, ya que los puestos de trabajo de la industria aeroespacial y del turismo también dependen en gran medida del sector aéreo.

Si queremos que los pasajeros recuperen la confianza, resulta de vital importancia que los trabajadores y las trabajadoras del sector se sientan seguros. Por eso la ITF ha establecido condiciones claras para que vuelvan a volar contando con todas las garantías de seguridad.

Apoyo económico con condiciones

Es necesario que los Gobiernos amplíen las ayudas que se pusieron en marcha al inicio de la crisis para facilitar la recuperación del sector aéreo. Las ayudas económicas a las empresas también deben estar condicionadas a la introducción de reformas a largo plazo.

Un buen punto de partida sería la creación de grupos especiales de trabajo nacionales, que incluyan a todas las partes interesadas en pie de igualdad. Se debe dar prioridad a garantizar que los trabajadores esenciales no sucumban víctimas de la crisis, y la protección de los empleos y las condiciones laborales deben ser los pilares centrales de los paquetes de ayuda económica. Los trabajadores deben anteponerse a los beneficios, y las prestaciones que pierda la fuerza laboral deben ser restituidas antes de repartir dividendos a los accionistas o de aumentar el sueldo a los directivos cuando las compañías aéreas vuelvan a obtener beneficios.

La industria también debe tener acceso a ayudas económicas condicionadas, que animen a renovar las flotas y a que se envíen al desguace las aeronaves más viejas, para sustituirlas por modelos más nuevos, menos contaminantes y más eficientes. La reducción de la huella ambiental de la industria de la aviación es un objetivo que comparten todas las partes interesadas y que puede lograrse mediante una previsión y una planificación adecuadas.

Ecosistema de la aviación

Para que se recupere la industria, resulta vital que el ecosistema de la aviación sea adecuado a los objetivos. La seguridad de los aeropuertos y de la infraestructura será fundamental para que aumente la confianza de los pasajeros.

La pandemia de coronavirus ha servido para poner de relieve los riesgos de la desregulación y la privatización en los aeropuertos. Muchos Gobiernos están considerando la posibilidad de renacionalizarlos o de adoptar medidas comparables para proteger a los pasajeros, los empleos, la capacidad de viajar y el mantenimiento de las cadenas de suministro esenciales.

La construcción de la nueva infraestructura necesaria para apoyar la transición hacia una industria más respetuosa con el medio ambiente requerirá importantes inversiones de capital a largo plazo. Estos aeropuertos nuevos, o reformados, serán un elemento vital para reducir el riesgo de futuras pandemias para los pasajeros, ya que podrían integrar en su diseño los últimos conocimientos y experiencias. El capital de los trabajadores tendrá un papel importante en el desarrollo de estos proyectos.

Integración de sistemas

Como respuesta a las repercusiones del COVID-19 en el sector aéreo, la ITF busca socios estratégicos que compartan el deseo de luchar para salvar nuestra industria y garantizar un retorno seguro a trabajadores y pasajeros. Los cimientos para una recuperación exitosa del sector aéreo deben construirse sobre una base sólida y sobre el reconocimiento de que, sin una fuerza laboral altamente cualificada, la industria no se recuperará.

Continuaremos entablando relaciones y colaborando con aquellas organizaciones que quieran comprometerse con nuestra visión de un “Nuevo Pacto” para la aviación, basado en las ayudas, la recuperación y la reforma.