Saltar al contenido principal

Relajar prematuramente las medidas de COVID-19 puede afectar a los trabajadores y trabajadoras del canal de Panamá

18 Jun 2020
La decisión de la compañía de disminuir las medidas de protección ante el COVID-19 acordadas con el sindicato se toma cuando nuevamente están habiendo contagios entre los trabajadores y trabajadoras en el canal.

El canal más transitado del mundo y la vida de los miles de trabajadores y trabajadoras que lo mantienen funcionando están en riesgo, expresó la Unión de Capitanes y Oficiales de Cubierta (UCOC), afiliada a la ITF.  La Administración del Canal de Panamá (ACP) ha comenzado a disminuir las medidas de seguridad de COVID previamente acordadas con el sindicato.

El sindicato ha manifestado que la autoridad del canal está relajando las medidas en sus áreas de trabajo, establecidas para evitar que los trabajadores y trabajadoras contraigan el virus, así como para evitar la fatiga por el exceso de trabajo durante la pandemia.

Cuando el Gobierno de Panamá estableció en marzo los protocolos de seguridad por el COVID en los lugares de trabajo, la autoridad del canal, operada por el Estado, introdujo medidas de distanciamiento social y prevención para sus trabajadores y trabajadoras, muchas de éstas por iniciativa del sindicato. Inicialmente, la compañía quería establecer turnos de doce horas durante un periodo de siete a diez días consecutivos para mantener la eficiencia con menos trabajadores y trabajadoras por turno.

El sindicato rechazó estas determinaciones y garantizó que los turnos se realizaran de forma rotativa para reducir la fatiga de los trabajadores y trabajadoras. Según el acuerdo, los trabajadores y trabajadoras sólo tenían que realizar turnos de doce horas durante tres o cuatro días consecutivos, como máximo. El memorando de entendimiento de la ACP con el sindicato también estableció medidas específicas de distanciamiento social, descansos mínimos, horarios especiales y el uso de muelles para socorros de la tripulación de remolcadores. UCOC también garantizó alojamiento y sustento alimenticio para trabajadores y trabajadoras que no querían regresar a sus hogares por temor a contraer el virus e infectar a sus familias.

Actualmente la autoridad del canal está inhabilitando las medidas de COVID-19 acordadas con el sindicato. Estas acciones se iniciaron cuando el Gobierno panameño decidió relajar las restricciones de COVID en un esfuerzo por reiniciar la economía del país. Después de que los contagios comenzaron a aumentar nuevamente en el país centroamericano, así como protestas de los ciudadanos preocupados, el Gobierno restauró las restricciones.

El sindicato declaró que la ACP debería mantener las medidas de protección acordadas con su fuerza laboral ahora que el país está reiniciando el confinamiento. Según el memorando de entendimiento, se establece que la ACP debe consultar con el sindicato sobre cualquier cambio en los horarios de trabajo y las rotaciones antes de volver a las condiciones regulares y cualquier medida debe basarse estrictamente en los protocolos de protección establecidos por el Ministerio de Salud (MINSA). Ahora que el Gobierno está retomando las restricciones, el sindicato afirma que la ACP no ha honrado el compromiso de priorizar la salud de los trabajadores y trabajadoras y respetar todas las pautas gubernamentales contenidas en el acuerdo.

Las decisiones para disminuir las restricciones de COVID a pesar del aumento de los casos en Panamá es una apuesta de alto riesgo para la autoridad del canal. Un aumento de los contagios podría hacer que su valiosa fuerza laboral quede incapacitada, paralizando uno de los lugares de trabajo más importantes del mundo y dejando en riesgo las cadenas de suministro mundiales.

UCOC, por medio de un portavoz, comentó: “Una vez más, los trabajadores y trabajadoras del Canal de Panamá estamos ante un gran riesgo por la negativa de la ACP de continuar con el acuerdo conjunto para protegernos y preservar la integridad de las operaciones. Nuestro trabajo desde los remolcadores es esencial para la operación del canal y no podemos permitir que nuestra salud se ponga en riesgo debido a la falta de interés de la ACP en asignar recursos para nuestra protección. Exigimos que continúen las condiciones especiales de trabajo”.

Edgar Díaz, recretario regional en funciones de ITF Americas, reiteró el compromiso de la ITF de proteger los derechos de los trabajadores  y trabajadoras del transporte, que son esenciales en estos tiempos de pandemia: "Estamos viendo con preocupación que los países de la región están relajando las medidas de protección para la reapertura de sus economías, lo que está causando un gran riesgo para los trabajadores y trabajadoras del transporte. Los Gobiernos deben mantener políticas estrictas para proteger los derechos laborales y la salud en sus reaperturas económicas. En este caso, el Gobierno de Panamá y la ACP deben tener en cuenta que los trabajadores y trabajadoras del Canal no son descartables y es imprescindible respetar los acuerdos de protección, ya que los trabajadores y trabajadoras tienen un papel esencial en las operaciones del canal, tan vital para las cadenas de suministro globales”. 

La decisión de la compañía de disminuir las medidas de protección ante el COVID-19 acordadas con el sindicato se toma cuando nuevamente están habiendo contagios entre los trabajadores y trabajadoras en el canal, con un número creciente de casos positivos en la última semana. Hasta el 17 de junio, se han detectado 21 422 casos de COVID-19 en Panamá, y más de 4300 de esos casos se han dado en los últimos siete días. Actualmente más de 450 panameños han muerto por el virus, en un país de cuatro millones de personas.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.