Saltar al contenido principal

El presidente de Ryanair, aunque debilitado, permanece en el cargo

01 Nov 2018
Nota de prensa
David Bonderman resultó reelegido presidente de Ryanair en la junta general de accionistas, aunque su posición en la compañía parece cada vez más insostenible.

Bonderman se enfrentó hoy (20 de septiembre) a su elección más reñida como presidente de Ryanair. Un 29,5% de los accionistas votaron en su contra o se abstuvieron, frente al 12,5% en 2017. Con estos resultados, Bonderman se erige como el presidente menos popular del ISEQ20, por encima de Martin Keane, de Glanbia. El nivel de oposición a Bonderman es diez veces superior a un director medio de empresa irlandesa en 2018.

A principios de este mes, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y la Federación Europea de Trabajadores del Transporte (ETF) escribieron a los accionistas de Ryanair pidiéndoles que votaran en contra de la reelección Bonderman como presidente. A la ITF y a la ETF se unieron las firmas asesoras de accionistas Glass Lewis, ISS y PIRC. Todas ellas han expresado su profunda preocupación sobre el modelo de gobernanza corporativa de Ryanair.

Además, los principales inversores institucionales, entre ellos la Autoridad Local del Foro de Fondos de Pensiones (LAPFF) del Reino Unido, el Sistema de Jubilación de Empleados Públicos (CalPERS) y el Sistema de Jubilación de Docentes del Estado (CalSTRS) de California, anunciaron su voto en contra a la reelección de Bonderman.

Aunque Bonderman obtuvo suficientes votos para permanecer en el cargo, su posición resulta cada vez más insostenible. Luego de 22 años como presidente, no parece tener ningún contendiente independiente en la junta de administración, un problema destacado en la amplia cobertura ofrecida por los medios de comunicación durante el período previo a la celebración de la Asamblea General Anual.

La decisión de Ryanair de prohibir la participación de los medios de comunicación en la asamblea general de accionistas de este año demuestra la atmósfera de incertidumbre que rodea a la actual gerencia. En la junta general de accionistas más controvertida de los últimos años, la compañía ha vuelto a retrasar la resolución de los problemas fundamentales que afectan a su modelo de negocio.

Siguen sin ser atendidas las reivindicaciones de los trabajadores y las trabajadoras de Ryanair –como el pago de todas las horas trabajadas y el fin del empleo temporal a largo plazo–. Los tripulantes de cabina de cinco países fijaron su próximo día de huelga para el viernes 28 de septiembre, ante la resistencia de la empresa a introducir cambios concretos.

Stephen Cotton, secretario general de la ITF, declara: "Puede que el Sr. Bonderman siga en el cargo, pero su credibilidad como presidente se tambalea precariamente. No puede continuar como si nada luego de soportar críticas públicas a su liderazgo de tal calibre".

"Pero lo más importante es que Ryanair ha vuelto a desaprovechar la oportunidad de abandonar su modelo de gobernanza corporativa. Es difícil imaginar cómo va a avanzar de forma estable con una gerencia que no rinde cuentas y sin nadie independiente que la ponga en tela de juicio en la sala de juntas".

Eduardo Chagas, secretario general de la ETF, afirma: "El regreso Bonderman a la junta de administración de Ryanair no augura nada bueno para las relaciones laborales en la compañía. Todos estábamos esperando una señal de que la compañía estaba dispuesta a cambiar de dirección, pero esa señal no ha llegado".

"La semana pasada, Ryanair respondió a la creación de un nuevo sindicato del personal de cabina polaco intentando cerrarlo y obligar a sus fuerza laboral a hacerse trabajadores por cuenta propia. Este no es el proceder de una compañía madura y la responsabilidad recae en la alta dirección".

 

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.