Saltar al contenido principal

Después de la derrota de Uber en el Tribunal Supremo del Reino Unido, es hora de que la empresa desista de su modelo de negocio abusivo en todo el mundo

23 Feb 2021

Tras el fallo el pasado viernes por la cual el Tribunal Supremo del Reino Unido considera a los conductores de Uber como empleados, y no como trabajadores autónomos, la federación sindical internacional, que representa a 20 millones de trabajadores y trabajadoras del transporte, ha hecho un llamado a Uber para que abandone su modelo de negocio abusivo en todo el mundo.

La desestimación por unanimidad que ha emitido el Tribunal como respuesta a la apelación de Uber pone fin a una larga batalla legal, durante la que la empresa ha perdido las cuatro apelaciones que ha presentado.

El Secretario General de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), Stephen Cotton, ha recibido con satisfacción la decisión histórica de la mañana del viernes, e insta a Uber a que deje de esconderse detrás de la aplicación y otorgue protecciones y derechos a sus conductores y repartidores en todo el mundo.

“Felicitamos a los demandantes, sus representantes y equipos jurídicos. Esta es una victoria para todos los trabajadores y trabajadoras que luchan por un trabajo decente en la economía de las microtareas”, comentó Cotton. “Por cuarta y última vez, los jueces británicos han ignorado el evasivo y engañoso lenguaje contractual de Uber y han llegado a la conclusión de que la empresa no está clasificando a sus conductores como debe”.

Este fallo llega casi un año después de que el Tribunal Supremo francés dictaminara que los conductores de Uber son empleados.

“A pesar de los intentos de Uber y otras empresas de la economía de las microtareas de clasificar erróneamente a sus trabajadores como contratistas autónomos, los tribunales están reconociendo cada vez más la existencia de una relación laboral directa. Se está produciendo un cambio”, afirma Cotton.

“Ha llegado el momento de que Uber desista tanto de su modelo de negocio abusivo como de sus estrategias reguladoras y jurídicas agresivas. Debe reconocer a sus conductores y repartidores como trabajadores con las protecciones y los derechos que les corresponden”, añade el Secretario General.

Para los conductores de Uber, la decisión del viernes significa que finalmente podrán disfrutar de los derechos laborales fundamentales, como el salario mínimo nacional, vacaciones remuneradas, licencia por enfermedad remunerada, protección contra discriminación ilegal y derecho a la negociación colectiva.

“Instamos a Uber a escuchar a sus trabajadores y trabajadoras y a reunirse con los sindicatos para entablar un diálogo significativo y garantizar que el futuro de la economía de las microtareas beneficie a todos”, concluye Cotton.

La sentencia del Tribunal Supremo destaca cinco aspectos que llevaron al dictamen final sobre la condición de los trabajadores:

  1. Uber fija las tarifas;
  2. Los conductores no pueden decidir las condiciones de los contratos;
  3.  Una vez que un conductor ha iniciado la aplicación Uber, esta condiciona la libertad del conductor para aceptar solicitudes de servicios (se imponen sanciones por no aceptar viajes);
  4. Uber ejerce un control considerable sobre la forma en que los conductores prestan sus servicios (es decir, las calificaciones bajas dan lugar a cancelaciones de cuentas); y
  5. Uber restringe las comunicaciones entre el pasajero y el conductor al mínimo necesario (es decir, no se permite la contratación de servicios entre el conductor y el pasajero).


Para más información, contacten con: media@itf.org.uk