Saltar al contenido principal

Por primera vez, Argentina limita la exposición de la tripulación aérea a la radiación cósmica

16 Mar 2021

En las nuevas pautas publicadas por el Gobierno argentino, la aerolínea nacional del país y los representantes sindicales se recomienda dejar de volar a todo el personal del sector aéreo con una exposición anual a la radiación cósmica de más de 6 mSv.

Una alta exposición a la radiación cósmica podría ocasionar problemas de salud, como cáncer y abortos espontáneos. Resulta de vital importancia medir los niveles de exposición y revisar con regularidad los efectos sobre la salud para garantizar la seguridad de los tripulantes.

La Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), afiliada a la ITF, lleva más de dos años luchando por que se adopten estas recomendaciones. La AAA, el Gobierno argentino y Aerolíneas Argentinas han elaborado conjuntamente esta Ficha técnica sobre radiaciones cósmicas en la aviación comercial, un documento que incluye recomendaciones para limitar la exposición del personal de aviación civil a la radiación cósmica.

“Se trata de una herramienta imprescindible, con sólidas bases científicas, para cuidar la salud de nuestros tripulantes”, sostiene el secretario general de la AAA, Juan Pablo Brey. “Es un logro histórico para la aviación en América Latina”.

La radiación cósmica se asemeja a otros tipos de radiación ionizante, como la de las centrales nucleares o las máquinas de rayos X. Los seres humanos recibimos constantemente partículas desde el espacio, sobre todo desde el sol. No obstante, cuando no volamos, la atmósfera de la Tierra nos protege de forma eficaz frente a sus efectos.

A la altitud a la que vuelan los aviones comerciales, la atmósfera es más fina, por lo que la exposición a la radiación ionizante es mucho mayor. En general, los tripulantes están expuestos a unos mayores niveles de radiación que el personal de una central nuclear o los técnicos de máquinas de rayos X.

Resulta técnicamente imposible protegerse frente a la radiación cósmica, y, además, no existen dosímetros personales con los que medir las dosis de exposición.

Sin embargo, sí se puede estimar el grado de exposición en función de los planes de vuelos, ya que existen factores, como la duración del vuelo, la altitud, la hora del día o la cercanía a las regiones polares, que afectan al grado de exposición y permiten estimarlo.

Por ejemplo, un vuelo entre Roma y Buenos Aires que se produzca durante el día sometería a un tripulante a una radiación de 0,0374 mSv. Según estas nuevas pautas, aquellos tripulantes que superen 1 mSv al año deberían someterse a controles médicos; los que superen los 6 mSv deberían dejar de volar. Un milisiévert equivale a 27 vuelos entre Roma y Buenos Aires, y 6 milisiéverts, a 160. Aquellos tripulantes que trabajan en rutas nacionales de menor duración, como Bariloche-Buenos Aires, podrían volar hasta 1150 veces sin sobrepasar el límite de los 6 mSv.

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo del Ministerio de Trabajo argentino propone las siguientes pautas, que tienen en cuenta las investigaciones efectuadas por la AAA y las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección Radiológica:

Dirigidas a las aerolíneas:

  • Dejar de programar vuelos para aquellos tripulantes que alcancen una dosis de exposición de 6 mSv al año. Este límite no podrá sobrepasarse en ningún caso.
  • Declarar como “personal expuesto a radiaciones” a los trabajadores que superen 1 mSv al año a los efectos de establecer exámenes médicos periódicos.
  • Utilizar alguno de los sistemas informáticos disponibles para llevar un control de las dosis recibidas por todos los tripulantes.
  • Poner a disposición de los trabajadores los cálculos de dosis recibidas.
  • Planificar los programas de vuelo de los tripulantes de modo que los cálculos de dosis de exposición no superen los 6 mSv anuales.
  • Constituir un legajo de salud de cada uno de los trabajadores expuestos a radiaciones.
  • Capacitar a los trabajadores sobre prevención a la exposición a radiaciones cósmicas.

Dirigidas a los trabajadores y trabajadoras:

  • No realizar más vuelos en caso de que los cálculos de dosis recibidas superen los 6 mSv/año.
  • Las trabajadoras embarazadas deberán informar de su condición a la aerolínea inmediatamente.
  • Tener conocimiento sobre la exposición a radiaciones cósmicas.
  • Solicitar al empleador los cálculos de dosis aproximada según la ruta de vuelo.
  • Someterse a la realización de exámenes médicos periódicos.

“Estamos ante un logro extraordinario en la protección de la salud de los tripulantes de todo el mundo, en especial los del hemisferio sur”, declara Gabriel Mocho Rodríguez, secretario de Aviación Civil de la ITF. “No existían estudios recientes sobre los efectos de la radiación cósmica en tripulantes que cubren rutas en el sur hasta la publicación de esta ficha técnica. Este ejemplo subraya la importancia de la participación de los trabajadores y las trabajadoras para fomentar la salud y la seguridad en el trabajo en el sector de la aviación civil”.

“Este gran esfuerzo demuestra el valor de nuestras afiliadas, que defienden siempre desde la primera línea la seguridad del personal de aviación civil. Desde la ITF celebramos este importante logro, que tendrá repercusión en todo el mundo”, afirma el secretario regional de ITF Américas, Edgar Díaz.