Saltar al contenido principal

Las trabajadoras y los trabajadores de Thomas Cook también merecen protección e indemnización

03 Oct 2019
Las 22.000 trabajadoras y trabajadores de todo el mundo afectados por la quiebra de Thomas Cook deben recibir un trato equitativo, similar al de los clientes del turoperador, afirma la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF).

La precariedad financiera de Thomas Cook llevó a la empresa a la quiebra la semana pasada. Casi 150.000 turistas británicos se encuentran repartidos por todo el mundo sin poder volver a casa. Además, 9.000 trabajadores y trabajadoras radicados en el Reino Unido y 13.000 en otros países corren el riesgo de acabar en paro y de no recibir el salario que ya han ganado. Ayer era el día de pago mensual en la empresa, pero el personal no recibió su cheque.

La Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido ha activado un plan de urgencia para repatriar a los clientes, muchos de los cuales están protegidos por seguros de viaje públicos o sectoriales británicos (ATOL y ABTA). Sin embargo, a los trabajadores y las trabajadoras radicados fuera del Reino Unido se les ha comunicado que su única protección era el seguro profesional de la propia Thomas Cook, que ya no está en vigor. Esto significa que miles de asalariados mal pagados deberán encontrar el dinero para financiar de su bolsillo su regreso a casa.

Los procedimientos británicos en caso de quiebra de una empresa dan prioridad a los intereses de los acreedores e inversores sobre los de otras partes interesadas, incluidos los clientes, los contribuyentes y los trabajadores. A pesar de las malas previsiones sobre el rendimiento de la empresa, el director general de Thomas Cook se embolsó el año pasado un paquete salarial de 1,02 millones de libras esterlinas (1,27 millones de dólares).

Gabriel Mocho Rodríguez, secretario de Aviación Civil de la ITF, afirma: “Muchos países, como el Reino Unido, cuentan con leyes para proteger a los clientes en caso de que una empresa de transporte quiebre. Comprendemos, por supuesto, la difícil situación que atraviesan los clientes de Thomas Cook, pero no debemos olvidar que los empleados y las empleadas carecen de tal protección. Además, muchos exempleados continúan sirviendo a los clientes sin tan siquiera saber si se les pagará o cómo volverán a casa”.

“Los trabajadores y las trabajadoras de Thomas Cook ya se enfrentan al desempleo en un momento en que el clima económico internacional está empeorando. Como mínimo, el proceso de quiebra debería garantizarles su repatriación gratuita y el cobro de la totalidad de su salario, incluido el trabajo que están realizando de recoger los platos rotos por la dirección de la empresa”.

El sindicato Unite, afiliado a la ITF, ha establecido un fondo de ayuda para las trabajadoras y los trabajadores de Thomas Cook. Para más información y para realizar contribuciones, consulten el siguiente enlace: https://www.gofundme.com/f/thomas-cook-cabin-crew.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.