Saltar al contenido principal

Amazon opta por no construir su segunda sede en Nueva York antes que respetar los derechos de los trabajadores

21 Feb 2019
Ante la enérgica reacción de grupos sociales y sindicales, Amazon cancela sus planes de construir su segunda sede en la ciudad de Nueva York.

Amazon lleva buscando un lugar donde ubicar su segunda sede desde el otoño de 2017. Esta búsqueda sumió a una cadena de ciudades estadounidenses en una guerra de ofertas, para presentar el paquete más atractivo a los intereses de la corporación. En noviembre de 2018 la compañía anunció que se había decidido por Nueva York, después de que las autoridades de la ciudad y del estado le ofrecieran alrededor de 3.000 millones de dólares en exenciones fiscales y subsidios públicos.

La decisión fue recibida con una fuerte oposición por parte de los neoyorquinos, incluido el sindicato International Brotherhood of Teamsters, que representa a miles de trabajadores y trabajadoras de la ciudad. Los críticos del plan señalan las deplorables condiciones laborales en Amazon y su persistente negativa a reconocer los derechos sindicales, y se preguntan por qué una de las empresas más grandes del mundo debe beneficiarse simultáneamente de una rebaja fiscal y de prestaciones corporativas. Los Teamsters exigieron que Amazon acepte un proceso justo, para que su mano de obra pueda formar sindicatos antes de que la sede pudiera seguir adelante.

El 14 de febrero, Amazon anunció que no construiría su segunda sede en Nueva York.

Stephen Cotton, secretario general de la ITF, afirma: "El hecho de que Amazon prefiera abandonar su plan de construir la sede antes que respetar los derechos de sus trabajadores demuestra lo antisindical que lamentablemente es esta empresa. Amazon perpetra algunas de las peores prácticas que encontramos en la economía global, porque combina un desprecio total por su fuerza laboral con un desprecio igual por pagar sus impuestos".

"Los Teamsters y sus aliados del movimiento obrero estadounidense han hecho un gran trabajo al mantener un frente contra las prestaciones corporativas. Si Amazon quiere limpiar su reputación, la lección es clara: debe respetar los derechos sindicales fundametales de sus trabajadores y dejar de aprovecharse del dinero de los contribuyentes".

La ITF apoya la alianza de organizaciones sindicales, de la que también forman parte la CSI y UNI Global Union, dedicada a la conquista de los derechos sindicales de los trabajadores y las trabajadoras de Amazon.

Publicar un nuevo comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.