La ITF exige ante la OCDE una mayor responsabilidad corporativa

La ITF ha participado en una mesa redonda de la Comisión Sindical Consultiva (TUAC, por su sigla en inglés) en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) celebrada en París, Francia, dedicada al papel de la diligencia debida, del diálogo social y de los mecanismos de responsabilidad empresarial.

La OCDE desempeña un papel destacado a nivel mundial en el establecimiento de normas y orienta la conducta empresarial responsable a través de sus directrices para las empresas multinacionales y la orientación en materia de diligencia debida.

Las directrices para las empresas multinacionales de la OCDE establecen el estándar de comportamiento corporativo que los gobiernos signatarios esperan de las empresas. Casi todas las federaciones sindicales mundiales han apoyado que sus afiliadas nacionales presenten quejas a través del proceso de la OCDE, con resultados diversos. Sin embargo, las directrices están resultando ser una herramienta útil para los sindicatos, cuando fracasa el diálogo social.

Durante su intervención en la mesa redonda, el secretario general adjunto de la ITF, Rob Johnston, afirmó:  "Acogemos con satisfacción el trabajo que la OCDE ha realizado hasta la fecha, pero tenemos que hacer más. Necesitamos fortalecer el contrato social de las empresas privadas y la OCDE tiene un papel decisivo que jugar para lograrlo".

Las recientes directrices sobre diligencia debida elaboradas por la OCDE reconocen el papel clave que desempeña el diálogo social en todas las etapas y niveles. La ITF está de acuerdo con ellas, pero la realidad que se vive en muchas cadenas de suministro dista mucho de la teoría. Sobre el terreno, las revindicaciones sindicales a menudo se ignoran o se desestiman. Cuando esto ocurre, la persona de contacto nacional de la OCDE puede desempeñar un papel importante a la hora de reunir a ambas partes para encontrar soluciones.

La experiencia de la ITF demuestra que los convenios colectivos mundiales eficaces pueden ser, de hecho, formas muy eficaces de diligencia debida. La diligencia debida también puede abrir la puerta a un diálogo social más firme. En estos momentos, la ITF está explorando con una gran empresa multinacional la forma de hacerlo a través de una gran cadena de suministro.

La posición que defiende la ITF sobre la debida diligencia en el transporte hace hincapié en la plena integración de los sindicatos. El modelo de diligencia debida que defiende la ITF en la cadena de suministro se basa en tres componentes:

  1. Los estándares y principios mínimos aparecen reflejados en las políticas de licitación.
  2. Monitoreo y cumplimiento supervisado por los trabajadores a través de los sindicatos.
  3. Remedio para reformar el incumplimiento a través de una serie de medidas que se elevan adecuadamente, protegiendo así el empleo y el bienestar.

La integración del enfoque de la ITF en el futuro programa de trabajo de la OCDE fortalecería la labor en torno a la diligencia debida en materia de derechos humanos, mediante una participación significativa de los/as trabajadores/as y los sindicatos, y contribuiría más aún al diálogo social a escala mundial.

Añada su comentario

Todos los comentarios