Contratista de IKEA pierde un juicio en los Países Bajos

El tribunal de apelación holandés da la razón por segunda vez al sindicato FNV y obliga a Brinkman Trans Holland, una compañía holandesa de camiones con sede en Emmen, a aplicar los salarios holandeses previstos en el convenio colectivo a los trabajadores subcontratados de Polonia y Moldavia.

IKEA contrata a Brinkman para transportar algunas de sus mercancías. Brinkman, a su vez, subcontrata gran parte de estas operaciones de transporte a empresas con sede en Europa del Este. Estas empresas del Este emplean camioneros con contratos de Europa del Este, a pesar de que trabajan continuamente en Europa Occidental. Así elude Brinkman respetar los derechos de los trabajadores locales, y pagar los impuestos y las contribuciones a la seguridad social. Las infracciones del convenio colectivo holandés conllevan una multa de 100.000 euros.

La compañía continúa incumpliendo la sentencia

Las pesquisas de la FNV demuestran que el modelo de subcontratación de Brinkman sigue violando las sentencias judiciales relativas al transporte internacional por carretera. Los tribunales dictaminaron que el convenio colectivo holandés debe aplicarse a las operaciones subcontratadas, tal como reclama la FNV, y rechazaron las alegaciones de Brinkman de que las empresas de Polonia y Moldavia son independientes. El año pasado, las inspecciones holandesas en el transporte por carretera concluyeron que el empleador legítimo de los camioneros no residentes es la empresa holandesa, y no las empresas de Europa del Este. Quedan pendientes las reclamaciones de varias sanciones relativas a la violación por parte de la empresa de las normas sobre los tiempos de conducción y descanso, el cabotaje y el falso autoempleo.

IKEA debe pasar de las palabras bonitas a los hechos

Edwin Atema de FNV - Stichting VNB afirma: "Tenemos más demandas como esta contra empleadores bandoleros. Hace años, planteamos a IKEA nuestras preocupaciones sobre el transporte internacional por carretera de Brinkman, como un ejemplo concreto de los problemas más globales que encontramos en su cadena de suministro. Al principio negaron que exista explotación en su cadena de suministro. Luego acabaron aceptando que sí hay explotación. IKEA publicó varias declaraciones para quedar bien, acerca de posibles soluciones. Ahora ha llegado el momento de que IKEA pase a la acción. Debe pagar adecuadamente a los camioneros en Brinkman, respetar sus derechos humanos y poner fin a la explotación en su cadena de suministro".

Denunciantes sindicales

Los tribunales también han dictaminado sobre el caso de tres delegados sindicales de la FNV que denunciaron la explotación de Brinkman a los camioneros del Este. En 2017, la policía exigió a un agente judicial que obtuviera los pagos de las multas impuestas por la primera sentencia judicial sobre la cuestión. Todas las decisiones posteriores sobre el tema son favorables a los camioneros.

Líder de la carrera hacia el fondo

Compañías como Brinkman están derribando los salarios y los estándares y son líderes en esta carrera hacia el abismo. IKEA y otras multinacionales se quejan de la escasez de camioneros, pero basta con que miren la explotación existente en sus cadenas de suministro para hallar una razón a esta crisis rampante en la industria del transporte por carretera.

Para más preguntas:

Edwin Atema FNV – Stichting VNB: 00 31 - 6516 103 50

Añada su comentario

Todos los comentarios