181015governments Should Back Binding UN Treaty On Business And Human Rights
Las negociaciones ya comenzaron en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

ITF: Los gobiernos deben respaldar un tratado vinculante de la ONU sobre empresas y derechos humanos

La ITF, junto con las demás federaciones sindicales mundiales y la CSI, llama a los Gobiernos para que apoyen un Tratado vinculante de las Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos, cuyas negociaciones ya están en curso en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El "borrador cero" del Tratado servirá de base para una nueva ronda de conversaciones, que comenzarán el 15 de octubre en Ginebra, Suiza.

Stephen Cotton, secretario general de la ITF, dijo: «Llegó la hora de adoptar unas normas internacionales vinculantes que acaben con la impunidad de las empresas en todas las cadenas de suministro. Un tratado vinculante puede cerrar este gran vacío en el derecho internacional de los derechos humanos".

El borrador cero incluye disposiciones cruciales que representarían un gran paso adelante para garantizar la rendición de cuentas de las empresas en todas las cadenas de suministro mundiales.  Dichas disposiciones incluyen:

  • el requisito de que las empresas adopten y apliquen políticas y procedimientos de diligencia debida en materia de derechos humanos
  • un fuerte énfasis en el acceso a recursos judiciales efectivos para las víctimas de violaciones de derechos humanos
  • una base legal para aplicar la “jurisdicción extraterritorial de la compañía matriz”, lo que permitiría a los trabajadores recurrir a la justicia en el país donde la multinacional tenga su sede
  • asistencia jurídica mutua y cooperación internacional entre Estados en casos transnacionales.

El movimiento sindical mundial pide que se mejore este borrador para, entre otras cosas:

  • Reafirmar el deber de las empresas de respetar los derechos humanos en todas sus operaciones
  • Reconocer explícitamente la primacía de los derechos humanos sobre los acuerdos comerciales y de inversión
  • Alinear las disposiciones sobre diligencia debida con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos; y
  • Crear un mecanismo internacional de aplicación firme para garantizar el cumplimiento, que vaya más lejos de los marcos establecidos hasta la fecha para el Tratado.

Los sindicatos también están tratando de eliminar el lenguaje ambiguo del borrador, y que se limite en el tratado el uso de forum non conveniens, una doctrina jurídica que las empresas vienen utilizando para que las demandas presentadas en su contra sean tratadas en países donde el sistema judicial es más débil.

Puede leer el documento de posición de los sindicatos mundiales sobre las negociaciones, aquí.   

El "borrador cero" del Tratado servirá de base para una nueva ronda de conversaciones, que comenzarán el 15 de octubre en Ginebra, Suiza.

Stephen Cotton, secretario general de la ITF, dijo: «Llegó la hora de adoptar unas normas internacionales vinculantes que acaben con la impunidad de las empresas en todas las cadenas de suministro. Un tratado vinculante puede cerrar este gran vacío en el derecho internacional de los derechos humanos".

El borrador cero incluye disposiciones cruciales que representarían un gran paso adelante para garantizar la rendición de cuentas de las empresas en todas las cadenas de suministro mundiales.  Dichas disposiciones incluyen:

  • el requisito de que las empresas adopten y apliquen políticas y procedimientos de diligencia debida en materia de derechos humanos
  • un fuerte énfasis en el acceso a recursos judiciales efectivos para las víctimas de violaciones de derechos humanos
  • una base legal para aplicar la “jurisdicción extraterritorial de la compañía matriz”, lo que permitiría a los trabajadores recurrir a la justicia en el país donde la multinacional tenga su sede
  • asistencia jurídica mutua y cooperación internacional entre Estados en casos transnacionales.

El movimiento sindical mundial pide que se mejore este borrador para, entre otras cosas:

  • Reafirmar el deber de las empresas de respetar los derechos humanos en todas sus operaciones
  • Reconocer explícitamente la primacía de los derechos humanos sobre los acuerdos comerciales y de inversión
  • Alinear las disposiciones sobre diligencia debida con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos; y
  • Crear un mecanismo internacional de aplicación firme para garantizar el cumplimiento, que vaya más lejos de los marcos establecidos hasta la fecha para el Tratado.

Los sindicatos también están tratando de eliminar el lenguaje ambiguo del borrador, y que se limite en el tratado el uso de forum non conveniens, una doctrina jurídica que las empresas vienen utilizando para que las demandas presentadas en su contra sean tratadas en países donde el sistema judicial es más débil.

Puede leer el documento de posición de los sindicatos mundiales sobre las negociaciones, aquí.   

Añada su comentario

Todos los comentarios